Empresas

Gruma da por terminada su aventura en Venezuela

En un comunicado enviado a la BMV, la empresa regiomontana informó que el 31 de diciembre dará de baja el valor en libros de su inversión neta indirecta en MONACA y DEMASECA, de las que perdió el control en 2013; el cargo será por 255 mdd.
Notimex
16 diciembre 2015 19:23 Última actualización 16 diciembre 2015 19:34
Gruma

Gruma es una ganadora natural ya que 72% de su venta es en dólares. (Cuartoscuro)

La compañía global de alimentos Gruma dará de baja el valor en libros su inversión neta indirecta en Molinos Nacionales, (Monaca) y Derivados de Maíz Seleccionado, DEMASECA (Demaseca), acción que será efectiva el 31 de diciembre de este año.

En información enviada a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la productora de harina de maíz, entre otros productos, indicó esta operación de debe a la fuerte depreciación del bolívar y la situación macroeconómica de en el país sudamericano.

“La cancelación resultará en un cargo a resultados de aproximadamente cuatro mil 362 millones (equivalente a 255 millones de dólares) que se registrará al cierre de diciembre de 2015 en la cuenta de Utilidad (Pérdida) de Operaciones Discontinuadas Neto", precisó en su comunicado.

Asimismo, el fabricante de tortillas detalló que el cargo es una partida virtual, por lo que la generación de efectivo de Gruma no se verá afectada.

Recordó que la compañía perdió el control de Monaca y Demaseca el 22 de enero de 2013 y dejó de consolidar la información financiera de dichas operaciones; pero siguió reflejando el valor en libros de dichas inversiones netas indirectas en su balance general, en la cuenta de "Inversión en Venezuela Disponible para la Venta”.

La entrada de Gruma en Venezuela comenzó en 1993 cuando se forma Derivados de Maíz Seleccionados, (DEMASECA, C.A), siendo la empresa regiomontana su principal accionista. En 1999 la empresa MONACA se convierte en filial de Gruma y es hasta el 2007 cuando comenzó la integración de sus operaciones en el país sudamericano.

Sin embargo, comenzó a perder el control de la empresa en 2010, cuando el gobierno del entonces presidente Hugo Chávez decreto la expropiación de la productora de harina de maíz y se formaría una empresa mixta con el corporativo mexicano.

En 2013 y ante un escenario de conflictos laborales, caída de ventas y racionamiento eléctrico, el gobierno asigno administradores especiales para el manejo de la empresa.