Empresas

'Gringos' triplican su interés por adquirir propiedades en México

Según la Asociación Nacional de Corredores Inmobiliarios de EU el 13% de los ciudadanos con intenciones de comprar una propiedad fuera de su país buscaban hacerlo en México, derivado de la calidad y precios bajos.
Francisco Hernández
08 enero 2017 22:45 Última actualización 09 enero 2017 4:55
(El Financiero)

En 2015 apenas el 4% de estadounidenses interesados en comprar propiedades fuera de su país buscaban hacerlo en México. (Cuartoscuro)

La buena calidad y el precio de los inmuebles que se pueden adquirir en México ocasionaron que el interés de los ciudadanos estadounidenses por hacerse de una propiedad en el país haya crecido 3 veces durante el 2016, de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Corredores Inmobiliarios de los Estados Unidos (NAR por sus siglas en inglés).

Según la información, de los clientes que buscaban comprar una propiedad fuera de la Unión Americana, el 13 por ciento quería hacerlo en México, lo que representa un incremento de más de 3 veces, respecto al 4 por ciento de intención observado en el 2015.

“Los compradores quieren pasar el tiempo del invierno en sitios de mejor clima, en sitios como la Riviera Maya. Entonces para estas personas comprar una casa de playa en un lugar como la Florida es mucho más costoso, sobre todo en la parte de impuestos y mantenimiento, que en México”, explicó Margarita Sanclemente, CEO de Sanclemente Group en Estados Unidos.

De acuerdo con el documento de la NAR, 87 por ciento los ciudadanos americanos que buscan un inmueble en el extranjero lo quieren para darle el uso de residencia vacacional o como negocio de renta.

Según la ejecutiva, mientras que en Estados Unidos el mantenimiento de una propiedad supone el 1.8 por ciento anual del valor del inmueble, en México este costo es de únicamente 0.2 por ciento.

Además, destacó el hecho de que las zonas de mayor interés para los americanos, como la Riviera Maya o San Miguel de Allende, comienzan a registrar una dolarización en el precio de sus propiedades.

Con ello, los desarrolladores y corredores inmobiliarios incrementan sus ganancias, debido a la depreciación que ha sufrido el peso frente a la divisa verde en los últimos meses.