Empresas

Gratuidad de must carry must offer no beneficiará a preponderantes: IFT

Por su tamaño, los agentes económicos preponderantes deberán pagar por el servicio, dijo el presidente del organismo regulador; el miércoles, el pleno del Instituto abordará las medidas, que han generado enfrentamientos entre Dish, TV Azteca y Televisa.
Redacción
10 febrero 2014 9:56 Última actualización 10 febrero 2014 9:59
[La Unidad de Competencia Económica investigará prácticas anticompetitivas en telecomunicaciones y radiodifusión / Bloomberg]

[La Unidad de Competencia Económica investigará prácticas anticompetitivas en telecomunicaciones y radiodifusión / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- Gabriel Contreras Saldívar, presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), informó que la regla de gratuidad que se establece en la regulación conocida como must offer, must carry no beneficiará a los operadores que sean declarados como agentes económicos preponderantes.

En entrevista con MVS Radio, Contreras explicó que el miércoles de esta semana el pleno del regulador abordará las medidas regulatorias conocidas must offer, must carry, que han generado enfrentamientos entre Dish México, TV Azteca y Grupo Televisa, debido a la interpretación e implementación de la medida.

“Un agente económico preponderante no puede beneficiarse de la regla de gratuidad por su propio tamaño, en ese caso el agente económico preponderante tiene que pagar por ese servicio que implica el must carry must offer”, dijo el funcionario.


El must carry consiste en la obligación de los proveedores de televisión restringida de retransmitir los canales de televisión abierta.

De acuerdo con el Decreto de reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, dicha retransmisión de las señales abiertas a través de los sistemas de paga debe ser gratuita y no discriminatoria, dentro de la misma zona de cobertura geográfica, en forma íntegra, simultánea y sin modificaciones, incluyendo la publicidad y con la misma calidad de la señal original.

El must offer consiste en la obligación de los concesionarios de televisión abierta o radiodifundida de permitir a los proveedores de servicios de televisión restringida la retransmisión de su señal, de manera gratuita y no discriminatoria, dentro de la misma zona de cobertura geográfica, en forma íntegra, simultánea y sin modificaciones, incluyendo la publicidad y con la misma calidad de la señal que se radiodifunde.