Empresas

Francisco Aguirre Gómez, impulsivo y excéntrico

Directivos del sector y algunos empleados describen a Francisco Aguirre Gómez, presidente, CEO y principal accionista de Grupo Radio Centro, como un empresario impulsivo y excéntrico.
Mario Maldonado
15 abril 2015 19:58 Última actualización 16 abril 2015 4:55
Francisco Aguirre, presidente de Grupo Radio Centro

Es el presidente, CEO y principal accionista de Grupo Radio Centro. (Archivo El Financiero)

Francisco Aguirre Gómez es descrito por directivos del sector y algunos de sus empleados como un empresario impulsivo y excéntrico.

Los trabajadores de cabina de las estaciones de Radio Centro cuentan que, hace algunos años, solía llamar por teléfono a altas horas de la madrugada para exigir que se programaran sus canciones favoritas.

Hoy todavía es común que se encierre en su oficina del edificio de Grupo Radio Centro, del cual es presidente y accionista mayoritario, a escuchar lo mismo música clásica que a los Beatles. “Yo traje a México la ‘beatlemania’”, suele jactarse.

Al séptimo piso del edificio principal de Radio Centro, en la avenida Constituyentes de la Ciudad de México, se le conoce como ‘el Olimpo’, que en la mitología griega refiere al hogar de los dioses olímpicos. Ahí está el despacho de Aguirre, cuya vista, dicen, es espectacular: domina el Valle de México y en días despejados se alcanzan a ver los volcanes. En la pared principal luce una pintura de ‘Don Pancho’, padre y fundador del Grupo.

En el quinto piso está el comedor para los directivos. Ahí es donde Aguirre acostumbra a recibir a políticos, empresarios y demás personalidades.

Como parte de su dieta diaria, casi siempre come salmón. Aunque al menos dos directivos del sector, que fueron consultados para este texto, lo consideran impulsivo, egocéntrico, soberbio y narcisista, algunos de sus trabajadores también lo describen como un hombre amable, caballeroso y cortés con las mujeres.

Aguirre se transporta en una camioneta Cadillac Escalade 2013 blindada y a veces usa el único de los tres helicópteros de la empresa que sirven.

Normalmente no viaja con guardaespaldas, pero cuando la situación lo requiere pide que los reporteros viales le abran camino en las calles de la ciudad.

El viernes pasado perdió la concesión de una cadena de TV abierta porque apostó una cantidad que no tenía. “Quería ganar, por eso aposté alto”.