Empresas

Fracasan programas alternativos del Infonavit

El Instituto de vivienda quiso abarcar mucho y apretó poco con muchos nuevos programas que ha implementado, coincidieron expertos, así durante los últimos cinco años la entrega de créditos hipotecarios del Infonavit cayó 22%.
Claudia Alcántara
06 enero 2015 19:46 Última actualización 07 enero 2015 5:0
[Cuartoscuro]  El Infonavit dijo el miércoles que incrementará hasta un 31% el monto de las hipotecas.

[Cuartoscuro]  El Infonavit dijo el miércoles que incrementará hasta un 31% el monto de las hipotecas.

La entrega de créditos hipotecarios del Infonavit cayó 22 por ciento en los últimos cinco años y aunque el Instituto ha intentado revertir esta tendencia con programas alternativos, éstos han fracasado.

En más de un año, el Infonavit sólo ha entregado 17 rentas dentro de su programa de alquiler, ha otorgado apenas la mitad de los segundos créditos que tenía como meta, se quedó corto en la venta de viviendas abandonadas y terminó por suspender el programa de créditos hipotecarios a trabajadores domésticos.

Expertos coincidieron en que esto se debe a que el Instituto se ha enfocado en demasiados programas nuevos para acceder a otros mercados, además de que los consumidores no están en buen momento y a que los esquemas son complicados o no satisfacen las necesidades de los compradores.

“El mercado interno en el país está deprimido, los efectos de las reformas no se ven aún en los bolsillos de la gente”, comentó Ricardo Marentes, director general de Aserva Consulting Group.

A 17 meses del lanzamiento del esquema de arrendamiento del Infonavit, Arrendavit, ha sido prácticamente nulo el interés de los derechohabientes por el beneficio.

Jorge Gallardo, subdirector de Crédito del Instituto, indicó que hasta el momento se han otorgado 17 rentas. Sin embargo, la meta inicial era autorizar 5 mil en 12 meses.

El Infonavit no ha logrado garantizar a los constructores de vivienda la certidumbre jurídica en caso de que el trabajador incumpla con los pagos, comentó José Luis Romero Hicks, socio director de Romero Hicks & Galindo.

El programa de renta es una buena idea, sin embargo, las empresas constructoras tienen un modelo de negocio que no está preparado para el arrendamiento, sino para la venta, consideró Eugene Towle, socio director de Softec.

Actualmente, en el portal de Arrendavit se tienen registradas sólo 357 viviendas para renta, con presencia en ocho entidades.

Otro de los programas fallidos del Instituto de vivienda es Vive, relanzado en julio de 2013, y cuya meta para ese mismo año era recolocar en el mercado 20 mil casas que fueron abandonadas. Sin embargo, hasta ahora sólo ha logrado vender nuevamente 9 mil 12 unidades, según información de la propia institución.

A través de este programa, el Infonavit hace avalúos de viviendas abandonadas, las vende a empresas, éstas las rehabilitan y las vuelven a colocar entre derechohabientes, con un descuento de hasta 25 por ciento.

El problema es que la titulación de estas viviendas es complicada, pues un juicio podría tomar hasta cinco años, estimó Towle.

En cuanto al segundo crédito, el Infonavit proyectó en marzo del 2013 otorgar 48 mil financiamientos como meta, pero al finalizar el 2014 sólo entregó 20 mil.

Este programa tuvo recientemente un ajuste a la baja en la tasa de interés de 100 puntos base, para hacerlo más accesible.

“El Infonavit no evaluó la manera en que el consumidor toma créditos hipotecarios”, consideró Towle.

OLVIDA A TRABAJADORES DOMÉSTICOS

Uno más de los esquemas que ha tenido resultados pobres es Infonavit para Todos, lanzado en 2010, para permitir el financiamiento a trabajadores domésticos, como choferes, nanas y personal de aseo.

Los empleados debían cotizar en el Infonavit por alrededor de tres años para juntar 116 puntos y después podrían ejercer su crédito. La meta inicial era dar 2 mil créditos, no había un plazo establecido, sin embargo, hasta el momento no se ha entregado ninguno.

La actual administración decidió frenar el programa y si un patrón desea afiliar a sus empleados ya no es posible.

“El programa se encuentra en revisión a fin de ofrecer tanto a los patrones como a sus trabajadores un mejor servicio. Pronto te daremos a conocer el momento en que lo reanudemos”, señala el portal del Infonavit.

Alejandro Murat, director general del Infonavit, aseguró que el programa federal Crezcamos Juntos absorbió al segmento de trabajadores domésticos.

Pero, a diferencia del esquema inicial, los patrones ahora son fiscalizados.

Arturo López Arroyo, presidente de la Comisión de Vivienda de Coparmex, señaló que no es lo mismo atender a un trabajador doméstico, que a uno que labora en un pequeño negocio, por lo que aseguró que Crezcamos Juntos no incorpora a los que se emplean en hogares.

Murat descartó que el Instituto distraiga recursos en otros programas que no sean para la compra de vivienda con financiamiento hipotecario, sino que sólo usa su plataforma para ejecutar los programas.

“Los recursos del Instituto sólo se usan para crédito hipotecario, los demás programas con autorización del consejo, usan la plataforma del Infonavit, pero el capital es de otros Onavis (Organismos Nacionales de Vivienda) o instituciones financieras, los recursos no se distraen en otra tarea que la que establece la ley”, comentó Murat.

Si los programas no arrojan resultados en un tiempo determinado, los cancelarán, aunque que estos empatan objetivos con necesidades, señaló el directivo.

Towle destacó que a diferencia de hace 20 años, hoy el Infonavit está atento a las necesidades de los trabajadores y por eso crea diferentes esquemas de crédito.

Da clic en la imagen para agrandarla

Algunos de los programas del Infonavit para entrar a nuevos mercados no llevan un avance ni del 50 por ciento.