Empresas

Ford suspende producción en fábricas de Cuautitlán y Hermosillo

La compañía automotriz Ford anunció paros en su producción hasta el próximo lunes en sus plantas de Cuautitlán, Estado de México y Hermosillo, Sonora, donde se fabrican los modelos Fiesta y sedán Fusion, respectivamente.
Redacción
18 octubre 2016 10:59 Última actualización 18 octubre 2016 15:34
ford

Ford

La automotriz estadounidense decidió realizar una pausa en la producción de algunas de sus fábricas con motivo de una caída en las ventas de automóviles en el país vecino.

La firma precisó a EL FINANCIERO que la planta de Cuautitlán Izcalli, Estado de México frenó sus labores el lunes 17 de octubre hasta el próximo 24 de octubre.

Asimismo, la fábrica de Hermosillo, Sonora, paró sus labores el pasado día 10 y reanudará su actividad el próximo lunes 24.

La compañía reiteró que en ninguno de los casos se ha despedido a personal y que tras la suspensión temporal, los trabajadores se integrarán de nuevo a sus puestos.

A través de un comunicado enviado por email, la empresa también señaló que frenó la actividad de otras dos factorías en Estados Unidos. 

Con 91 años en México, Ford Motor Company cuenta con 4 plantas en el país: Cuautitlán, Hermosillo y dos en Chihuahua. Además, tiene una pequeña inversión con Navistar en Monterrey.

Nuestro país, es el cuarto mayor productor a nivel mundial de vehículos Ford para abastecer a los clientes globales, después de Estados Unidos, China y Alemania. En México se producen los modelos Fiesta, Fusión, Camiones (con Navistar) y Lincoln MKZ.

Entre los principales destinos a los que México envía automóviles de Ford se encuentran Estados Unidos, Canadá, China, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay, Perú, Uruguay y Corea del Sur.

Ford produjo en México 314 mil 633 automóviles en los primeros nueve meses del año, cantidad 5 por ciento menor a lo reportado en igual periodo de 2015, derivado de menores exportaciones, las cuales se redujeron 3.9 por ciento en ese periodo.

CIERRES EN ESTADOS UNIDOS

El segundo fabricante de autos más grande de los Estados Unidos afirmó cerrará la fábrica de F-150 cercana a Kansas City durante siete días. Y a partir del 31 de octubre, la planta de Louisville estará inactiva otra semana, dijo Ford.

Los cierres de plantas tienen lugar luego de la suspensión de la producción en la fábrica del Mustang de Ford la semana pasada en Michigan a raíz de que las ventas del auto deportivo se desplomaron 32 por ciento en septiembre.

Las ventas automotrices estadounidenses disminuyen en tanto muchos analistas predicen que el sector no alcanzará el récord del año pasado de 17.5 millones de autos y camiones livianos.

Los cierres temporales no cambian la referencia dada por Ford a los inversores conforme la cual espera ganancias antes de impuestos de unos 10 mil 200 millones este año, dijo en una entrevista Bob Shanks, el director financiero.

“Lo que estamos haciendo con estas plantas y estas líneas de producto es ajustarnos a la demanda”, dijo Shanks. “Estamos simplemente en la parte más madura del ciclo y si bien todavía vemos una fuerte demanda, pensamos que empezaremos a verla moderarse”.

Las ventas de la serie F cayeron 2.6 por ciento el mes pasado al calentarse la guerra de precios de las camionetas. Las ventas de Escape cayeron 12 por ciento en septiembre en tanto Ford enfrentó la presión competitiva de la RAV4 de Toyota y la CR-V de Honda.

VENTAS SE DESPLOMAN

Las ventas del Fusion se desplomaron 18 por ciento y el Fiesta cayó 40 por ciento, conforme las ventas de autos languidecen con los precios bajos del combustible que empujan a los compradores hacia las camionetas y los vehículos utilitarios deportivos.

Felker dijo que Ford está tratando de ajustar la producción a la demanda. Vienen creciendo las existencias de los modelos que el fabricante está dejando inactivos.

A fines de septiembre, la compañía tenía un stock para 93 días de camionetas de la serie F, que incluye la F-150, en comparación con 83 días un año antes, según la firma investigadora Autodata Corp.

El inventario del Escape creció hasta 64 días, en comparación con 50 un año antes, mientras que el Lincoln MKC avanzó hasta 96 días desde 91 el año pasado, según Autodata. Un stock para 60 días se considera óptimo.

A fines del mes pasado, Ford tenía un stock para 72 días de modelos sedán de Fusion, en comparación con 51 días un año antes, y tenía existencias suficientes del Fiesta como para durar 77 días, en comparación con 56 en septiembre de 2015, según Autodata.

Con información de Bloomberg y Axel Sánchez

: