Ford, GM y Chrysler pierden en 10 años la mitad de su mercado en México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ford, GM y Chrysler pierden en 10 años la mitad de su mercado en México

COMPARTIR

···

Ford, GM y Chrysler pierden en 10 años la mitad de su mercado en México

Marcas asiáticas como Nissan, Toyota y Honda ahora dominan el mercado con 51 por ciento de participación conjunta.

El factor 'Trump' fue negativo en la percepción de los mexicanos, que no vieron con agrado a las firmas estadounidenses.

Axel Sánchez
10/05/2018
Actualización 10/05/2018 - 8:25
Ford ha sido una de las firmas automotrices más afectadas desde 2008 en México.

Las automotrices estadounidenses Ford, General Motors y Fiat Chrysler Automobiles (FCA) perdieron la mitad de su participación de mercado en México frente a las marcas asiáticas y europeas, ya que ahora 25 por ciento de los autos que se comercializan en el país son de los tres gigantes de Detroit.

En 2008, previo a la crisis económica global, las americanas dominaban la venta de autos en ‘tierra azteca’, pues tenían cerca de la mitad del negocio, pero al primer cuatrimestre de 2018 era una cuarta parte, el nivel más bajo desde que tiene registro la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

En cambio, asiáticas como Nissan, Toyota y Honda, que hace 10 años tenían apenas 35 por ciento del mercado, a abril de 2018 registraron 51 por ciento de participación, mientras que las europeas en los últimos 10 años han mantenido una penetración de poco más de 23 por ciento.

La instalación de plantas de marcas orientales en México, con una inversión conjunta de alrededor de 2 mil 600 millones de dólares entre 2014 y 2017, impulsó su presencia en el mercado. Además, Mazda, KIA, BAIC y Toyota desembarcaron en el país con agresivas estrategias comerciales, planes de financiamiento y mayores plazos de garantía que las americanas.

En 2014, Mazda instaló una planta en Salamanca, Guanajuato, para producir el Mazda 3. Ese mismo año, Honda inauguró en Celaya su segunda fábrica en México para armar los modelos Fit y HR-V.

Además, en 2016 la coreana KIA inauguró su ensambladora en Pesquería, Nuevo León, donde produce los modelos Forte, Rio, y el Accent de Hyundai, al tiempo que en 2017 BAIC comenzó a armar los modelos D20 y X25 en una planta en Veracruz. Toyota, por su parte, edifica una fábrica en Guanajuato que comenzará a producir en 2019.

Además, según los expertos, a diferencia de las estadounidenses, las orientales entendieron a los consumidores, principalmente a los millennials, que buscan tener mayor eficiencia en consumo de combustible y diseños innovadores.

“Las marcas asiáticas están más enfocadas en aprovechar el conocimiento del mercado, nos dicen los consumidores. En diseño, las marcas americanas hacen modelos atractivos, pero tienen que seguir trabajando otros aspectos como conocer a los clientes”, dijo Gerardo Gómez, director senior y country manager de J.D. Power de México.

La misma consultora reveló que 46 por ciento de la decisión de compra tiene que ver con la calidad del auto y el servicio post venta que ofrece la marca; para los millennials un factor decisivo (16 por ciento) es el consumo de combustible, sólo seguido por diseño (14 por ciento).

Mauricio Kuri, catedrático del Tecnológico de Monterrey y especialista de la industria, afirmó que el factor “Trump” fue negativo en la percepción de los mexicanos, que no vieron con agrado a las firmas estadounidenses.

“Uno lo ve desde el turismo: Muchos mexicanos prefieren viajar a Canadá, Europa o Sudamérica que hacia Estados Unidos, no se sienten bienvenidos, y eso habla del sentimiento generado por Trump”, dijo Kuri.

Entre enero y abril de 2018, las asiáticas que dominaron el mercado de las ventas fueron Nissan con 23 por ciento de participación, seguido por Toyota con 7.7 por ciento y KIA con 6.9 por ciento. Esta última se convirtió después de tres años en la quinta marca más comercializada del país. Mientras que, en las americanas, la preferencia la encabeza General Motors con 14 por ciento, porcentaje menor a los 16.6 por ciento que tenía en 2017.

El caso de Ford es destacable porque perdió posición en el mercado al caer de la sexta a la octava posición en las preferencias de los mexicanos en dos años, pues su volumen de ventas se redujo en 11.9 por ciento durante el primer trimestre del presente año.

Ford, General Motors y Fiat Chrysler Automobiles (FCA) no están cómodas ante la pérdida de mercado, por lo que trabajan en estrategias para recuperar la atención de los clientes.

Ford México invertirá mil millones de pesos entre 2017 y 2018 para la renovación de sus 123 concesionarias en México, a fin de volver a ganarse la confianza de los clientes.

“Queremos ofrecer un servicio más interactivo, por eso también lanzamos una app para que los clientes Ford cuenten con atención 24 horas y puedan realizar citas para reparación o servicio”, dijo Sebastián Trotta, director de comunicación de la compañía en conferencia previa.

El director senior y country manager de J.D. Power de México, Gerardo Gómez, dijo que también estructuran nuevos portafolios, sacrificando un poco el precio por ofrecer comodidad.

“Vemos que la tendencia son las camionetas SUV, pero eso es un paso a nuevos tipos de vehículos a los que pueden avanzar estas marcas”, agregó.