Empresas

Fonatur justifica construcción en Tajamar; ‘la zona ya estaba impactada’

Las obras que se hicieron en malecón Tajamar -ubicado en Cancún- se realizaron con todos los permisos; además, la zona ya estaba impactada desde 2006, afirmó Fonatur. 
Alba Velasco
25 enero 2016 19:17 Última actualización 25 enero 2016 21:54
La zona de Tajamar fue desmontada conforme a la ley, afirma Fonatur. (Cuartoscuro)

La zona de Tajamar fue desmontada conforme a la ley, afirma Fonatur. (Cuartoscuro)

La zona en donde se construye el proyecto de malecón Tajamar, que se ha vuelto objeto de polémica tras las protestas por el desmonte en zonas de manglares, estaba impactada desde 2006 y todas las acciones de remoción de flora están avaladas por la ley, afirmó el director jurídico del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), Manuel Mercado Bejar.

“La zona de manglar ya estaba impactada comenzó a impactarse desde mayo de 2006; el mangle que se retiró este año no tenía flujo hidrológico, su transición natural está impactada e interrumpida desde hace muchos años”, señaló el funcionario federal en conferencia de prensa.

De acuerdo a los informes de Fonatur, la dotación de infraestructura necesaria para la operación de Malecón Tajamar se realizó del año 2006 al 2012, las cual incluyó vialidades, instalación de drenaje sanitario y pluvial, electrificación y alumbrado público, así como la lotificación de los terrenos en venta, con lo cual se impactó parcialmente la zona de mangle colindante con el Sistema Lagunar Nichupté.

A partir del domingo 10 de enero y hasta el jueves 14 de enero, previo a las acciones de desmonte, Fonatur realizó acciones de reubicación de flora y fauna con supervisión de personal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría federal de Protección al Ambiente (Profepa), en coordinación con la Universidad Autónoma de Yucatán, indicó Mercado.

Desde que el proyecto fue concebido, detalló, Fonatur donó al municipio de Benito Juárez un predio de 107 hectáreas colindantes con malecón Tajamar, los cuales se catalogaron con un uso de suelo de conservación ecológica con la finalidad de desarrollar un parque ecológico urbano denominado Ecopark Cancún.

En septiembre de 2013 se creó un fideicomiso conformado por Fonatur, el municipio de Benito Juárez y la Asociación Civil patronato EcoPark Cancún para el desarrollo y operación de este parque, con el cual, se compensa las afectaciones del proyecto Malecón Tajamar en la zona.


Los permisos
Mercado Bejar fue enfático al señalar que todos los permisos de construcción del proyecto fueron otorgados en administraciones anteriores, los cuales –ya contando con las ampliaciones solicitadas en 2009- vencen el próximo lunes 8 de febrero de 2016.

El funcionario federal detalló que fue en 2003, bajo la dirección de John McCarthy, cuando Fonatur obtuvo la cartera de obra en el Centro Integralmente Planeado (CID) Cancún el predio en donde hoy se construye Malecón Tajamar, con la finalidad de generar las condiciones óptimas urbanas para conectar la zona hotelera con la urbana.

Fue en julio de 2005, todavía bajo la batuta de McCarthy, cuando Fonatur gestionó ante la Semarnat los permisos correspondientes para la obra y la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto fue autorizada cuando José Luis Luege Tamargo estaba al frente de la dependencia.

Durante la administración de Miguel Gómez Mont, el 11 de febrero de 2009, Fonatur gestionó la ampliación del permiso, la cual fue otorgada el 23 de marzo de 2011 con fecha de vencimiento 8 de febrero de 2016.


¿Es zona protegida?
De acuerdo a Fonatur, la zona que alberga el proyecto Malecón Tajamar está fuera de las zonas Ramsar del polígono, es decir, no está bajo ninguna protección o conservación ambiental nacional o internacional.

1
   

   

Imagen del predio que alberga Malecón Tajamar. (Fonatur)


No obstante, en 2015 el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) presentó un amparo en contra del proyecto, argumentando que para obtener los permisos se presentó información falsa e imprecisa respecto de las verdaderas características y condiciones físicas y biológicas del predio, descartando la existencia de un humedal costero, la población real de manglar, así como de la demás biodiversidad que alberga dicho ecosistema.

“Por tanto, la evaluación del proyecto fue inapropiada al no contemplar los verdaderos impactos ambientales sobre el ecosistema de fragilidad comprobable”, indica el documento.

El 26 de agosto del 2015, se colocaron sellos y cintas colocadas en uno de los lotes con motivo de la suspensión impuesta por la Profepa, los cuales se retiraron tiempo después.

La inversión
Fonatur
destacó que ha invertido más de 618 millones de pesos desde que inició el proyecto Malecón Tajamar en 2003 a la fecha.