Empresas

Ferromex y KCSM invertirán en México
3 mil mdd al 2020

Las principales empresas ferroviarias del país invertirán en los próximos cinco años unos 3 mil millones de dólares para atender la nueva demanda de carga generada por el boom de la industria automotriz, el crecimiento del sector energético y el impulso que dará al comercio el Tratado de Asociación Transpacífico.
Everardo Martínez
22 marzo 2016 21:7 Última actualización 23 marzo 2016 12:19
Ferromex.

Guanajuato y Querétaro, las entidades donde se registra la mayor parte de los robos a trenes. [Cortesía]

Ante el boom de la industria automotriz en México, el esperado crecimiento del sector energético por la reforma y el impulso que dará al comercio el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP), los ferrocarriles ‘calientan motores’.

Las principales empresas ferroviarias del país: el Ferrocarril de México (Ferromex) y Kansas City Southern de México (KCSM) tienen contempladas inversiones por alrededor de 3 mil millones de dólares hacia 2020 para atender la nueva demanda de carga.

Se trata de los presupuestos más grandes para estas firmas desde que se privatizó el sistema ferroviario nacional, en periodos similares.

Las inversiones se utilizarán para expandir la potencia de la fuerza de arrastre medida en caballos de fuerza de las locomotoras, así como en la renovación de vías y trenes.

“Con las inversiones que hemos estado realizando esperamos atender el crecimiento de la industria, la cual subirá 5 por ciento más la carga del ferrocarril hacia el 2020, estamos interesados que así sea, porque es nuestra vocación”, comentó Lorenzo Reyes Retana, director corporativo de proyectos de Ferromex y Ferrosur.

Mauricio Hernández, director general de Grupo Logístico Mexicano, un operador intermodal de Ferromex, estimó que la apertura al intercambio comercial con otros mercados puede impulsar el transporte ferroviario multimodal transfronterizo entre 15 y 20 por ciento los primeros dos años, una vez que el TPP esté operando.

“Con una mayor apertura comercial, el transporte ferroviario tendrá que acelerar, pues con el TPP las industrias tendrán una puerta más amplia y flexible para exportar e importar. Es difícil calcular cuánto aumentará el comercio exterior con la situación económica global, pero podríamos decir que pasaríamos del crecimiento de 10 por ciento actual, a 15 o hasta 20 por ciento en los primeros dos años entrando en operación”, estimó.

De acuerdo con cálculos de la SCT, en 2015, la carga medida en toneladas brutas que se transportó en el país por tren alcanzó las 117 millones de toneladas, un crecimiento de 5.4 por ciento respecto al 2014.

Ferromex contempla una inversión de mil 878 millones de dólares en el periodo de 2016 a 2020, mientras que José Zozaya, presidente de KCSM, calcula unos mil 300 millones de dólares en el periodo 2013-2018 para la firma de origen estadounidense.

Cinco años antes, Ferromex invirtió mil 645 millones de dólares, 14 por ciento menos que lo anunciado hacia 2020, por otro lado, KCSM ejerció en el sexenio anterior mil 173 millones de dólares, 11 por ciento por debajo de su presupuesto del próximo lustro.
‘Combustible’ industrial

En el caso de la industria automotriz, se espera que la producción de automóviles hacia el 2020 alcance 5.3 millones de vehículos, 55.9 por ciento más que los 3.4 millones ensamblados en 2015.

En el sector energético, que actualmente se encuentra afectado por los bajos precios del petróleo, se prevé que haya un crecimiento en la demanda del servicio férreo para transportar insumos para la infraestructura, como tuberías de acero para ductos o el frac sand para insuflar el suelo e impulsar la extracción del petróleo y gas shale.

“Estamos viendo crecimiento del sector automotriz y energético por los nuevos esquemas de coparticipación, vemos potencial crecimiento en comercio exterior por el TPP. Habrá mayor demanda de volúmenes (de carga). En épocas de crisis globales, los inversionistas buscan opciones y en ese caso, México representa un gran atractivo, vendrá un crecimiento mayor hacia futuro”, expuso Zozaya.

Para Hernández, el desarrollo de la infraestructura ferroviaria tiene un beneficio para el país que responde a la competitividad logística de México.

“Con mayor capacidad, México estaría bien preparado para el incremento del volumen y eso ayudaría a posicionar al país”, dijo Hernández.