Empresas

Ferrocarriles crecen 
en el Bajío para atender 
sector automotriz

Los principales proyectos en este sector en los próximos años serán el encortamiento Guadalajara-Aguascalientes, el Libramiento de Celaya y el Túnel Ferroviario en Manzanillo.
pilar Juàrez
06 febrero 2014 20:14 Última actualización 07 febrero 2014 5:0
Etiquetas
tren (Bloomberg)

(Bloomberg)

Con miras a atender el creciente tráfico del sector automotriz, Pablo Suárez, director general de Transporte Ferroviario y Multimodal, explicó que el encortamiento Guadalajara-Aguascalientes consiste en la construcción de 138 kilómetros de vía, con curvaturas y pendientes que ayudará al tráfico de la zona y necesitará de una inversión de con 11 mil millones de pesos.

Para este encortamiento ya se cuenta con un anteproyecto y el trazo para la vía; este año se realizará el proyecto ejecutivo y se anticipa que la inversión para el tramo, que conecta dos vías de la concesionaria Ferromex, sea pública.

Para el sector automotriz también es relevante el desarrollo del Libramiento de Celaya, proyecto vital para la conexión de armadoras como Honda y Mazda, en Guanajuato.

Otro de los proyectos en la región es el Libramiento de Celaya, que consiste en la construcción de 45 kilómetros de vía y 4 mil 938 millones de inversión. Esta obra es importante porque en esta zona se concentra el 40 por ciento del total de la carga ferroviaria que se opera en el país.

La obra del Libramiento de Celaya está dividida en 12 tramos, de los cuales, se concluyeron 7 y los 5 restantes serán los más complicados por la construcción de un viaducto ferroviario.

Según estimaciones de la SCT, una vez que se concluya el Libramiento de Celaya, también llamado Ferroférico, se reducirá el tiempo en su cruce de 2 horas, a 30 minutos.

Otro de los proyectos estratégicos en México es el túnel ferroviario en el puerto de Manzanillo, aunque en este caso no tiene una relación directa con alguna de las armadoras.

Hoy en día, el tren tiene cinco pases a nivel de calle en el centro de la Ciudad de Manzanillo, lo que genera ineficiencia, ya que retrasa la actividad portuaria y afecta el tráfico vehicular al paso del tren. Para atender esta problemática se concibió un proyecto que prevé tres etapas.

La primera es la conexión con el desvío ferroviario en la Laguna de Cuyutlán y se trata de la construcción de un viaducto elevado. En la segunda etapa se prevé la construcción de un túnel ferroviario, el cual tendrá una altura de 11.50 metros y la tercera fase es la continuación del trazo para conectar con la vía actual al puerto.

Rafael Gutiérrez, secretario de Desarrollo Económico de Colima, refirió que este proyecto tiene el objetivo de aumentar la productividad del puerto y desarrollar la actividad económica en el centro de Manzanillo.