Empresas

Fernando González ‘reconstruye’ Cemex

En 2014, Fernando González tomó las riendas de la cementera, luego de la muerte de Lorenzo Zambrano, y pese a enfrentar una fuerte apreciación del dólar en 2016, lo que encarece su deuda denominada en esa moneda, ha reducido la deuda y generó utilidad neta.
Redacción
16 agosto 2016 21:29 Última actualización 17 agosto 2016 16:49
Fernando González

AHORRO. Hasta el momento, la estrategia de González Olivieri es mantener la cartera cerrada y reestructurar deuda.

Es administrador del Tecnológico de Monterrey, pero en dos años, Fernando González ‘reconstruyó’ a Cemex.

Mientras que Lorenzo Zambrano (que falleció el 12 de mayo de 2014) apostaba por las adquisiciones, González no ha abierto la cartera desde 2014, al contrario, se ha dedicado a vender activos no estratégicos, así como a reducir costos y gastos, bajo el firme objetivo de recuperar el grado de inversión.

“Era muy cercano a Zambrano desde que lo contrató en 1989. Fernando fue creciendo en sus responsabilidades y a partir del 2003 fue reporte directo suyo, cuando gestionaba las operaciones de Sudamérica y el Caribe, y en sus siguientes cargos como responsable de la región de Europa, así como de las áreas administrativas y corporativas”, comentó José Antonio González, CFO de Cemex.

Desde que el nuevo CEO tomó las riendas de la empresa, la deuda bajó casi 13 por ciento, de 16 mil 500 millones de dólares en el segundo trimestre de 2013, a 14 mil 400 millones al cierre de junio de 2016; mientras que su resultado neto pasó de una pérdida de 123 millones de dólares en el segundo cuarto de 2013, a una utilidad neta de 227 millones en el periodo abril-junio de 2016.

“Desde su llegada (de González), los márgenes de la empresa han mejorado considerablemente”, comentó un analista que pidió mantenerse en el anonimato.

De acuerdo con el CFO de la cementera, la estrategia de Fernando González para reducir la deuda de la empresa y mejorar sus márgenes ha sido fijar metas agresivas, pero alcanzables.

Al cierre del cuarto trimestre de 2014, la compañía anunció que llevaría a cabo la venta de activos no estratégicos, con el fin de pagar a sus acreedores. Entre 2015 y 2016, Cemex se ha deshecho de activos en 10 países, por más de mil 500 millones de dólares.

Pero la venta de activos no era suficiente para sanear a la empresa, así que en 2015, González aplicó de forma sistemática la estrategia ‘Value Before Volume’, lanzada desde 2013, cuyo objetivo era subir precios y mejorar así los márgenes de ganancia de la compañía multinacional.

En 2015, la confianza de los inversionistas en la cementera cayó, tal como lo hicieron sus ventas, ante los mayores precios de sus productos, las acciones de la compañía perdieron 33 por ciento en el año y las segundas se redujeron 8 por ciento.

El año pasado, la empresa realizó los incrementos de precios de manera más agresiva, sobretodo en México, destacó Fernando Bolaños, analista de Monex.

Pero en 2016, se vieron los primeros resultados: entre enero y marzo Cemex reportó su primera utilidad neta, tras 7 años de pérdidas y en el segundo trimestre de este año, la utilidad neta ascendió a más de 227 millones de dólares.

Esto se lo ha premiado el mercado, pues en lo que va del año los títulos de la cementera se han revaluado 74.9 por ciento en la BMV, a 15.86 pesos por papel.

“Vemos una empresa que constantemente trae expansiones en los márgenes de rentabilidad, lo cual es sumamente importante y yo creo que ese es el principal resultado de una estrategia exitosa (Value Before Volume)”, dijo Lilián Ochoa, analista de GBM.

“ingesta

GRADO DE INVERSIÓN, LA META

Al fallecer Zambrano, la emisora tenía una calificación crediticia por parte de Fitch de B+, tres grados debajo de la mínima calificación para obtener el llamado grado de inversión, que es BBB-, pero el 28 de julio de 2015, Fitch revisó la nota y la subió un peldaño, a BB-, aunque aún se ubica en grado especulativo.

La mexicana perdió el grado de inversión en 2007, cuando adquirió a la australiana Rinker, en la cual invirtió más de 15 mil 300 millones de dólares y su nivel de apalancamiento se disparó.

Uno de los riesgos que persisten dentro de la cementera tiene que ver con su alto nivel de deuda en dólares, el cual representa un 83 por ciento de la misma, mientras que su generación de flujo en esta moneda es de sólo 22 por ciento, de acuerdo con su último reporte.

“La deuda en dólares es soportada por una base de activos muy relevante para Cemex en dólares. De hecho, Cemex tiene más activos en dólares, que deuda en dólares, y genera un flujo de efectivo en dólares en sus operaciones de Estados Unidos, Panamá y Puerto Rico, que es suficiente para servir su deuda en dicha moneda”, comentó el CFO de la empresa.

Expertos coincidieron en que para que Cemex sea capaz de recuperar su grado de inversión, debe incrementar su generación de flujo, con el fin de pagar su deuda, por ello, no ha realizado compras ni expansiones, se ha enfocado en la venta de activos no estratégicos y ha llevado sus esfuerzos a los mercados que parecen más rentables, como el mexicano.

Da clic en la imagen para agrandarla

ingesta calórica