Empresas
caso de estudio

Familias oaxaqueñas rescatan producción artesanal de vainilla

Cuarenta familias de Oaxaca se dedican a la producción de forma artesanal de vainilla que se vende en otras partes del mundo. El kilo se cotiza hasta en 350 dólares. El 100 por ciento de su producción se exporta a Europa, Canadá y Australia.
Evlin Aragón
16 diciembre 2014 22:17 Última actualización 17 diciembre 2014 4:55
productores oaxaqueños de vainilla

Los principales consumidores de vainilla mexicana son extranjeros. En Oaxaca no la conocen, lamentan. (Cortesía)

OAXACA.- En la zona de la Chinantla, en Oaxaca, tiene su origen la marca ‘Akih’, cuyo significado es ‘colibrí’, debido a que es precisamente esta ave la que de forma natural poliniza la flor de la vainilla.

La producción de esta vaina de forma artesanal deriva de un proyecto impulsado desde hace más de 30 años por Elías García, por medio del que se pretende retomar la agricultura sustentable y responsable con el medio ambiente.

Actualmente, en el proceso de producción participan 40 familias originarias de siete comunidades oaxaqueñas y su producto se exporta a países de Europa como España, Italia, Suiza, Suecia y Francia, así como Canadá, destacó García.

“El proceso de la vainilla es laborioso y artesanal. Tan sólo su polinización requiere hacerse durante las primeras horas del día, con sol y sin lluvia y flor por flor de manera manual. En esta etapa en particular participan muy activamente las mujeres y ocasionalmente los jóvenes, como parte de su iniciación en esta actividad económica de la comunidad”, explica el sitio de productos orgánicos México Campo Adentro, de la Secretaría de Economía y Slow Food.

Las vainas se secan por exposición solar durante medio día y por la tarde se guardan en cajones de madera forrados de petates para conservar el calor, proceso que se repite hasta por 10 semanas, para finalmente empacarse y comercializarse.

Al inicio del proyecto, en 1985, un grupo de campesinos determinó los lineamientos a seguir para garantizar la calidad de la vainilla.

Akih vende anualmente 200 kilos de este producto y en ocasiones excepcionales ha colocado media tonelada. Todo en mercados fuera de México.

“Se trata de un proyecto comunitario para rescatar la producción de vainilla que corre el riesgo de desaparecer, debido al cambio climático, pese a que ahí se encuentran siete de las 11 especies que existen en el mundo”, dijo García, en entrevista.

El precio de la vainilla oaxaqueña está por encima del costo de otras variedades, principalmente la que se produce en Madagascar y que es la más popular.

El kilo de vainilla mexicana oscila entre 250 y 300 dólares en el mercado, dependiendo de la calidad, debido al trabajo artesanal que se lleva a cabo en todo el proceso y que lleva meses concluir, consideró el empresario.

“Los precios pueden variar según el tamaño de las vainas, ya que las más grandes son más buscadas, aunque en cualquier tamaño la vaina tiene la misma calidad. Van desde 200 hasta 350 dólares en vainas seleccionadas y polinizadas por el colibrí; en el caso del polvo, éste se ha vendido en 12 euros (221 pesos) el frasco en Italia”, comentó.

La historia de la vainilla oaxaqueña en Europa inició en el año 2000, cuando el proyecto comunitario y sus productores fueron reconocidos en un concurso de slow food organizado en Turín, Italia, debido a su preocupación y compromiso por rescatar el producto.

Su participación les abrió la puerta en el mercado internacional, destacó.

Contradictoriamente, en Oaxaca, la vainilla de Chinantla es desconocida, lo que provoca que las ventas sean bajas, además de que la falta de infraestructura complica la producción, lamentó García.

“Se necesita un sistema de riego que rescate el agua de la lluvia y permita que el fruto tenga un mejor desarrollo y mayor producción, situación que implica una inversión importante, no sólo de tiempo, sino de recursos que permitan de primera cuenta la adquisición de 40 tinacos de 10 mil litros”, estimó el emprendedor.

Como parte de la cultura de sustentabilidad, Akih imparte talleres a los habitantes de las comunidades donde opera sobre conservación de la selva, con el objetivo de involucrar cada vez a más personas. Entre los temas principales está el evitar la tala de árboles y los incendios, así como la elaboración de composta, destaca México Campo Adentro.

1
Manual

Las vainas se secan por exposición solar y se guardan en cajas.

productores oaxaqueños de vainilla