Empresas

Fallo sobre BP por derrame, un llamado de atención al sector energético

El derrame de la petrolera BP de 2010 en el Golfo de México podría costarle 50 mil millones de dólares a la empresa tras el fallo de un juez en EU, lo cual presiona a otras compañías del sector a endurecer sus medidas de seguridad al mismo tiempo que la exploración se hace cada vez más riesgosa.
Bloomberg
05 septiembre 2014 19:38 Última actualización 06 septiembre 2014 5:0
Un buque extrae equipo dañado de la plataforma Deepwater Horizon de BP, donde ocurrió el derrame de 2010 en el Golfo de México. (Foto: Bloomberg)

Un buque extrae equipo dañado de la plataforma Deepwater Horizon de BP, donde ocurrió el derrame de 2010 en el Golfo de México. (Foto: Bloomberg)

El fallo de un juez de los Estados Unidos significa que el costo final de British Petroleum (BP) por el derrame de petróleo de 2010 en el Golfo de México podría superar los 50 mil millones de dólares y costarle años de ganancias, lo que destaca los riesgos de la exploración, en tanto la industria llega a zonas más peligrosas como aguas más profundas y yacimientos árticos.

La decisión de ayer de la corte, que asegura que BP actuó con grave negligencia en el desastre, podría paralizar la compañía en el plano financiero en momentos en que la búsqueda de recursos por parte del sector se hace más cara y arriesgada.

Empresas como Exxon Mobil Corp. y Royal Dutch Shell Plc también enfrentan crecientes presiones para que demuestren a los inversores que pueden seguir creciendo en tanto declina la producción.

Mientras las compañías productoras recorren el globo en busca de petróleo y gas natural, el fallo demuestra que se les hará responsables de errores que podrían ser inevitables dada la complejidad del trabajo, dijo Edward Overton, profesor emérito del departamento de ciencias del medio ambiente de la Universidad del Estado de Louisiana, en Baton Rouge.

Si bien el juez aún no ha fallado sobre cuánto petróleo se derramó, un factor clave en la determinación de multas adicionales, millones de barriles de crudo del pozo afectaron las formas de vida de la zona y centenares de kilómetros de playas y franjas costeras.

Si 50 mil millones de dólares no son “un llamado de atención para hacer las cosas bien, reducir el ritmo y asegurarse de que todo es adecuado en lo que respecta a seguridad, no sólo para BP sino para el sector, entonces no sé qué lo es”, dijo el especialista.

EN BUSCA DE PETRÓLEO

Las compañías tienen pocas opciones en el intento de hacer grandes descubrimientos, ya que el acceso a los recursos sigue siendo limitado.

Exxon, BP, Shell, Chevron Corp. y Total SA ganaron más de un billón de dólares en utilidades totales en la última década, casi todo lo cual se ha gastado en la búsqueda de petróleo y gas natural.

Desde 2004, las cinco compañías han triplicado el gasto de capital y su producción ha declinado 1.4 millones de barriles por día, según datos que recopiló Bloomberg.

Han surgido problemas conforme las empresas perforan a mayor profundidad y en condiciones más peligrosas. Shell presentó la semana pasada un plan de perforación en el Ártico de Alaska luego de que un barco encallara en 2012.

El pozo en aguas ultraprofundas Davy Jones, en el Golfo, uno de los más caros que se haya perforado, aún no ha producido lo que la firma operadora Freeport-McMoRan Copper Gold Inc. ha dicho que podrían ser billones de pies cúbicos de gas.

La complejidad de la perforación profunda y de la navegación del Ártico significa que puede ser inevitable que haya nuevos accidentes, dijo Ed Hirs, un economista de energía de la Universidad de Houston.

“La gente puede decir que esto nunca va a volver a pasar, pero es probable que suceda, si bien de forma diferente”, dijo Hirs, que también fundó su propia compañía productora. “Volvió a pasar en los viajes espaciales, que son similares en complejidad y magnitud”.