Empresas

Esto aprendió Mexichem del accidente en Pajaritos

Pablo del Valle, presidente del consejo de administración de la petroquímica, dijo que es importante para cualquier inversionista saber que no se debe compartir el control cuando se vaya hacer un joint venture.
Valente Villamil
25 mayo 2017 22:17 Última actualización 26 mayo 2017 4:50
Mexichem

Mexichem (Bloomberg)

La petroquímica Mexichem aprendió por las ‘malas’ -tras el accidente que vivió en la planta de Pajaritos, donde tiene un joint venture con Pemex- que en una sociedad no se debe de compartir el control.

“Creo que es importante para cualquier inversionista que vaya a hacer un joint venture, en donde sea mayoría con Pemex, que no se debe compartir el control”, dijo Juan Pablo del Valle Perochena, presidente del consejo de administración de Mexichem.

Tras ser cuestionado sobre las lecciones aprendidas luego de haberse asociado con dos empresas para desarrollar proyectos: una en Texas, donde se alió con Oxychem, y la otra en Veracruz, donde firmó un joint venture con Pemex para la planta de Pajaritos, la cual registró una explosión el 20 de abril del 2016.

“Estructuramos un control compartido en donde nosotros teníamos la mayoría financiera, pero nosotros operábamos una planta, ellos otra, sin que supervisáramos conjuntamente, eso creo que con el legado que se tiene de Pemex y de la petroquímica en México es lo que no se puede repetir”, explicó Del Valle durante su participación en un foro organizado por la Americas Society Council of the Americas (ASCOA).

Sin embargo, reconoció que hubo lecciones positivas de su asociación con Pemex, luego de la tragedia, pues la responsabilidad compartida fue un gran acierto al atenderse la situación con celeridad.