Empresas
entrevista

El petróleo pinta a Cemex éxito en California,
pero riesgos en Texas

En Estados Unidos, Cemex vive escenarios diferentes, mientras en California, Arizona y Florida ve un impacto positivo ante un menor precio del petróleo, en Texas el impacto es negativo, explicó Fernando González Olivieri, director general de la cementera. (Segunda entrega de tres partes)
Jonathan Ruiz
06 mayo 2015 22:48 Última actualización 07 mayo 2015 8:36
Etiquetas
Módulo especial Cemex

[Cemex contribuye al esfuerzo para erradicar la pobreza / Bloomberg / Archivo]

Cemex, comandada por Fernando González Olivieri desde hace un año, experimenta una recuperación en la mayoría de sus mercados, pero no está libre de obstáculos.

En un mismo país como Estados Unidos vive escenarios completamente diferentes, mientras que en California, Arizona y Florida ve un impacto positivo, porque un menor precio del petróleo necesariamente se traduce en ese país en un precio menor de la gasolina, en el petrolero Texas el impacto necesariamente es negativo, explicó en entrevista con El Financiero.

Empresas globales, depreciación de ingresos que no recibe en dólares y una deuda que le obligará a hacer ahorros y a vender este año activos por entre mil y mil 500 millones de dólares, son los retos de González Olivieri

Además, si bien la caída del precio del crudo le entrega un buen escenario por el mayor gasto de californianos que pagan menos por la gasolina, batalla con la baja en la demanda de texanos a los que se les caen proyectos.

El balance, en todo caso, le dará una estabilidad financiera para operar rumbo al anhelado grado de inversión, que de ser concedido por las calificadoras, le daría posibilidad de solicitar más crédito y detonar, nuevamente, el crecimiento de la empresa.


_ Parece que lo peor ya ha pasado, que Cemex está en una etapa distinta y que piensa en el crecimiento en este momento ¿cuál es tu percepción?

La crisis que inició de 2008 fue profunda y prolongada, nos afectó definitivamente, pero tenemos tres años ya a modo de recuperación del crecimiento, el cual se ha estado acelerando en el último año, ya cerramos nuestro primer trimestre y tenemos una aceleración adicional.
Lo que nos hace pensar que lo peor ya quedó atrás y que Cemex empieza su recuperación.

El modo de crecimiento actual, el de los últimos años y de los próximos dos o tres años es principalmente de manera orgánica. Tenemos una recuperación en la mayoría de nuestros mercados, tenemos el conocimiento de éstos, de las personas, activos, las reservas para crecer más allá del promedio de lo que crecería la industria sólo por el crecimiento orgánico, y eso es lo que nos va a permitir regresar a los flujos que teníamos pre crisis.

_ ¿El crecimiento orgánico se da en alguna región en específico? Entiendo que hay variaciones entre regiones y parecería que éste está concentrado en Norteamérica y Europa.

Me gustaría dividir el crecimiento orgánico en dos tipos. Uno, es la recuperación del mercado de Estados Unidos y de España, porque éstos fueron severamente afectados durante la crisis, por lo que la actividad de la construcción de Estados Unidos declinó un 60 por ciento. A partir de entonces consideramos al mercado de Estados Unidos como un mercado emergente, y los últimos tres años se ha comportado como esto, con crecimiento alto. Esto lo consideramos un crecimiento orgánico, venimos de un punto bajo, estamos recuperando los volúmenes, debido a una mayor actividad económica en los mercados que mencioné y eso nos da un crecimiento orgánico mayor de lo que tendríamos normalmente.

El otro componente de crecimiento orgánico son mercados que no han dejado de crecer, son mercados que pareciera que ni se enteraron de la crisis y que han crecido y que para mantener nuestra posición requerimos invertir, aumentar nuestra capacidad productiva y aumentar nuestros volúmenes. Ahí estamos hablando particularmente de mercados emergentes. Estamos hablando de México, donde ya anunciamos la ampliación de nuestra planta Tepeaca por cuatro millones de toneladas por año. Es un proyecto importante, estamos en curso con una inversión de ampliación de capacidad en Colombia; ya habíamos hecho una ampliación, pero estamos con otra planta adicional, pues este es un mercado que ha crecido mucho; hicimos también una ampliación que terminamos el año pasado en Filipinas, en general, los mercados emergentes son los que han estado creciendo y que nos dan esta oportunidad de crecer también nosotros.

_En Estados Unidos pareciera que hay dos caras de la moneda en este momento, uno, California con la demanda que tiene de vivienda, pero también está el tema de los pozos petroleros, que al final se está perforando menos como consecuencia del precio ¿Cómo ves esta ambivalencia de las circunstancia en Estados Unidos y cómo las ves hacia el resto del año?

Cuando sumas los impactos de la reducción de los precios del petróleo, al final del día el impacto es positivo, pero no es igual en cada región.

En el caso de California y por mencionar nuestros mercados principales, como Arizona y Florida, son mercados que se están viendo favorecidos, por un impacto positivo, porque un menor precio del petróleo necesariamente se traduce en Estados Unidos en un precio menor de la gasolina, de prácticamente 50 por ciento y eso es un sobrante o un disponible que se está destinando al ahorro o al consumo y eso anima un poco la actividad económica.

En el caso de Texas y otros estados petroleros de Estados Unidos, el impacto necesariamente es negativo. Quiero decir el impacto de la actividad económica por el precio del petróleo necesariamente afectan a la economía. En nuestro caso, donde más expuestos estamos es en Texas, ya vimos un impacto de cierta importancia, hay mucha actividad, pero muchos pozos de shale gas y oil gas han parado, han detenido su actividad y eso afecta el consumo del cemento petrolero, lo que impacta de forma importante.

En cuanto a los precios del petróleo ya tenemos varios meses en un nivel de los 60 dólares, creemos que a ese precio no puede continuar esta actividad, por lo que la gran mayoría ya se detuvo.

En el resto del año podría haber un ajuste adicional, creemos que la parte del ajuste más importante ya se dio en el primer trimestre.

_España pasó por una crisis tan mala o peor que Estados Unidos, ¿qué está impulsando la demanda ahí y cómo la ves hacia el futuro?
España cayó un 82 por ciento, el mercado español que consumía poco más de 50 millones de toneladas de cemento, el año pasado consumió 10 u 11, se están consumiendo las cantidades de cemento que se demandaban en los años 60, el impacto fue tremendo.

También el año pasado comenzamos a ver señales de recuperación, es una recuperación que empieza de un punto muy bajo, pero estamos contentos de ver estas señales. De lo que yo he alcanzado a ver en toda Europa, son algunas reformas que se tienen que hacer para reactivar la economía, una reforma laboral, en fin. Hay una cantidad de reformas que hacer.

En mi opinión, España es el campeón de todos, hizo la tarea. En España hubo un punto de inflexión el año pasado y ya se empieza a haber una recuperación. En nuestro sector se está traduciendo en mayores volúmenes.


_¿Cuál es el sector que más está apoyando la demanda, qué es lo que te están comprando más?

Empieza a funcionar algo de infraestructura, el segmento de casa habitación, que por siete u ocho años estuvo totalmente deprimido, también se empieza a reactivar.

Tenemos en España una planta nueva de cemento, en una transacción que hicimos con Holcim el año pasado, que llega en un momento muy oportuno, en un momento donde los volúmenes están ya aumentando.

_Por lo que describes, percibo que Estados Unidos se aproxima con mayor cercanía a la situación precrisis, mientras que España da señales de alivio, pero todavía no está ahí.
España va a tomar más tiempo porque apenas inicia su recuperación y viene de un punto muy bajo. En Estados Unidos la recuperación empieza a mediados del 2011, ésta ya ha estado ocurriendo, es más cierta, los motivos por lo que está recuperando son claros y obvios.

La parte de la demanda de materiales pesados que se ha estado reactivando desde mediados de 2012 son los que están relacionados a la inversión privada, estamos hablando de casa habitación, que en los últimos dos años está retomando su camino; en Estados Unidos se construye un 40 por ciento menos de las unidades habitacionales que se requieren sólo por demografía (…) todavía no llega a los niveles requeridos de acuerdo a su crecimiento demográfico.

La parte que no ha crecido de manera importante en Estados Unidos es la de infraestructura. El país ha mantenido cierta inversión en este segmento, por lo que creemos que hacia delante podría reactivarse, y estaría contribuyendo al crecimiento del mercado en este país.

_No hay señales en este momento de la administración estadounidense que esto pudiera cambiar ¿tendríamos que esperarnos hasta la siguiente administración?
Sí, creo que tendríamos que esperar un tiempo, después de las elecciones para que llegara haber una especie de consenso político, que hasta la fecha no ha habido, sobre cómo atender las necesidades del país.

_¿Qué ha pasado en Asia? Filipinas es la sorpresa hasta donde entiendo.
En Filipinas tenemos ya algunos años de una actividad económica positiva, el gobierno actual realmente ha podido articular su plan de crecimiento, se está invirtiendo en infraestructura, hay inversión extranjera en el país.

Efectivamente, la capacidad que teníamos en el país no nos era suficiente, hicimos una inversión que nos ayudó por un tiempo; el mercado sigue creciendo y estamos evaluando si volvemos a hacer una nueva inversión de cierta relevancia en ese país; por darte una idea de la relevancia, en una planta de cemento, digamos de las más pequeñas que construiríamos ahora de un millón de toneladas por año, la inversión debe de estar del orden de los 600 millones de dólares.

_No están en el momento de inversión, están más en el momento de desinversión. Hay un plan para vender activos por mil millones de dólares. ¿Tienen claro qué activos serían los que venderían?
Sí, pero ese asunto es mejor mantenerlo en privado mientras las cosas ocurren.

Pareciera que todos los años hay buenas noticias y retos nuevos.
Con la marcha y la inercia que ya veníamos de la recuperación, este año nos encontramos con el reto de la fortaleza del dólar, que para una empresa global es todo un desafío.

El dólar está en el punto más alto de los últimos 10 años y eso necesariamente impacta nuestras ventas, nuestros flujos, por lo que con ese reto en mente, a principios de año llegamos a la conclusión de que el dólar seguiría igual de fuerte, por lo que se toma una decisión de hacer algo especial, y en ese algo especial viene incluido la venta de activos.

Necesitamos compensar total o parcialmente el impacto negativo en flujos, con un programa de ahorros, aumentar nuestro flujo hasta por 150 millones de dólares, aumentar el flujo de caja por 200 millones de dólares, más de lo que teníamos pensado; vender entre mil y mil 500 millones de dólares de activos, parte no productivos y reducir nuestra deuda con recursos proveniente del flujo libre, estimados en un rango de 500 mil a mil millones de dólares.

Ahorita están en marcha todas las iniciativas para lograrlo, y a partir de enero abrimos las opciones de las desinversiones. En desinversiones, por ejemplo, creemos que podemos vender 300 millones de dólares en activos no productivos, en este negocio siempre hay terrenos que se compran para reservas, plantas de concreto y también se está todo el tiempo vendiendo.

Después hay otro grupo de activos que queremos desinvertir, que son activos que no consideramos parte de nuestro negocio central que es el de cemento, concreto, agregado y materiales pesados de construcción.
Como hemos crecido a través de adquisiciones, siempre hay negocios de una actividad distinta, que no necesariamente explotamos como debe de ser, por lo que estamos procediendo y explorando la posibilidad de vender este tipo de activos.

Otra posibilidad adicional es hacer algo similar a lo que hicimos en 2012 con nuestros activos de Sudamérica, es un OPI o vender una porción minoritaria de un grupo de activos y ahí estamos explorando qué activos.

Con eso creemos que completamos en el periodo de 12 a 18 meses, hasta mediados del año próximo, la venta de esas cantidades de activos, eso es para apuntalar, acelerar o evitar un impacto negativo, mucho motivado por la fortaleza del dólar.

_Europa está aplicando su QE (expansión cuantitativa –Quantitative Easing-) como en algún momento lo hizo Estados Unidos ¿esto pudiera rebalancear las cosas en algún momento o ves de largo plazo un dólar fuerte frente al euro?

Creo que lo que está pasando en Europa claramente puede ayudarle. Lo que puedo comentar de Europa, sobre todo en los mercados donde tenemos presencia, estamos viendo que está mejorando o está menos negativa de lo que nos hubiéramos imaginado.

Tenemos historias de países, como el caso de España, el Reino Unido, y la parte de Europa del Este que están en franco crecimiento, son mercados que están respondiendo bien.

Y luego tenemos un país un poco más neutral como Alemania que sí mejora, pero no tanto como estos otros, son mercados muy estables que presentan una leve mejoría, luego tenemos el que ha declinado y vemos que seguirá con esta tendencia que es Francia, que probablemente puede tomar un poco de ánimo si se hace algo más decidido en casa habitación, pero es el único de los mercados, junto con Croacia, que nos pueden preocupar.

Sumando todos y por los tamaños de cada uno de los negocios en Europa vamos a recuperarnos.

Si eso ayuda o cómo va a afectar a la fortaleza del dólar, yo lo que veo es ésta tiene que ver con una serie de variables, la economía americana es una de las pocas que está creciendo, sus socios no, China se ha desacelerado y Europa está estancada, hay un efecto comparativo que podemos decir que es una de las razones por las que el dólar puede estar fortalecido.

_ No sientes que hay demasiadas variables que hay que considerar a diferencia de otros tiempos ¿en tu experiencia habías visto una circunstancia similar donde el terreno fuera tan gelatinoso?
En mi experiencia nunca vi nada parecido a partir del 2008, supongo que va a seguir, cada vez que pasa algo más ya no tiene precedentes, ya no tienes referencia, es cuestión de tratar de entender lo que está pasando y eso si podemos reaccionar. En este caso en Estados Unidos, por ejemplo estamos viendo la posibilidad de que se aumenten las tasas, y eso implica un regreso de capitales y es lo que provoca una apreciación de dólar de forma generalizada.

Tengo la impresión de que va a ocurrir, pero no pronto, no muy rápido y no mucho, de cualquier manera la expectativa del mercado ya está.