Empresas

Arranca recepción
de ofertas para licitación de cadenas de TV

El IFT recibirá a partir de hoy y hasta el próximo jueves las ofertas económicas y de cobertura, de los interesados en las dos cadenas de televisión abierta que se licitarán. La principal preocupación de los licitantes es la utilización de las torres de radiodifusión de Televisa.
Ana Martínez
17 noviembre 2014 18:54 Última actualización 18 noviembre 2014 4:55
Transmisión de televisión. (Bloomberg)

Se formarán dos nuevas cadenas nacionales de televisión de hasta 123 canales de transmisión cada una, cuya concesión será por un plazo de dos años. (Bloomberg)

Esta semana los aspirantes a quedarse con alguna de las dos cadenas de TV abierta deberán presentar sus ofertas económicas y de cobertura ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), tras haber obtenido el visto bueno en materia de competencia económica por parte del regulador y luego de haber formulado cerca de 78 preguntas al IFT.

Entre las principales inquietudes de los interesados (los cuales son entre 5 y 10, según un comisionado del IFT) están las condiciones para utilizar las torres de radiodifusión de Grupo Televisa, la dificultad para ofrecer cobertura en algunas zonas obligadas por el IFT y las condiciones en las que podrán ofrecer servicios de telecomunicaciones.

Poder utilizar la infraestructura del preponderante en radiodifusión resulta indispensable para el modelo de negocio de los nuevos competidores, pues Televisa cuenta con las mejores ubicaciones para las torres de radiodifusión y representarían ahorros cuantiosos para las operaciones de quienes resulten ganadores en el proceso.

Especialistas del sector coincidieron en que es fundamental que la televisora que preside Emilio Azcárraga Jean no deje la definición de agente económico preponderante que la obliga a compartir sus torres con los nuevos entrantes.

“Desplegar la infraestructura es muy caro, si la preponderancia se cae, se requerirían inversiones mucho mayores al valor mínimo de referencia (de 830 millones de pesos) que fijó el IFT, además de que se tienen que dar modelos de TV de bajo costo para competir con TV Azteca y Televisa”, dijo Miguel Flores Bernés, excomisionado de la extinta Comisión Federal de Competencia.

Los interesados en concursar en la licitación hicieron cuestionamientos sobre cómo se podrá tener acceso a la infraestructura del preponderante, los costos asociados a dichos servicios, y qué pasaría en caso de que Televisa salga de dicha definición. Sin embargo, el IFT no dio respuesta porque las preguntas “no versan sobre el contenido de las bases (de licitación)”.

Hace unos días, Fernando Borjón, integrante del pleno del órgano regulador, dijo que la Oferta Pública de Infraestructura (OPI) definitiva de Televisa aún se encuentra en revisión en el IFT, pero que se espera que se resuelva a la brevedad. En agosto pasado, el IFT informó que tras realizar un análisis de la información presentada por Televisa, estimó que esta no consideraba todos los elementos que debe incluir en la Oferta Pública de Infraestructura.

“El IFT deberá ‘meter velocidad’ para aprobar y dar a conocer la oferta de servicios mayoristas presentada por Televisa”, indicó Gerardo Soria, presidente del Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET).

“Gracias a la compartición de infraestructura, tan pronto como se tenga el acuerdo (como el preponderante, Televisa), que sería entre tres y seis meses, pueden entrar los nuevos competidores en TV”, comentó Ernesto Piedras, socio director de The Competitive Intelligence Unit.

Estados de la República en los que Televisa tiene antenas concesionadas.