Empresas

Dueña de Burger King compra cadena Popeyes por mil 800 mdd

Los gerentes de Restaurant Brands International ya habían evaluado el adquirir otras marcas, si estas podían aumentar las ganancias y recortar costos y a su vez que pudieran vender locales a franquiciados.
Bloomberg
21 febrero 2017 11:31 Última actualización 21 febrero 2017 16:34
Burger King. (Bloomberg)

Burger King. (Bloomberg)

Restaurant Brands International informó este martes que acordó adquirir Popeyes Louisiana Kitchen por cerca de mil 800 millones de dólares, con lo que suma una cadena de pollo frito a su línea de hamburguesas y rosquillas.

La oferta de 79 dólares por acción en efectivo representa una prima del 19 por ciento sobre el precio de cierre de Popeyes este viernes. Se proyecta que el acuerdo esté cerrado a comienzos de abril, afirmaron las empresas.

La adquisición constituiría la primera transacción importante para Restaurant Brands, surgida en 2014 de la fusión entre Burger King y Tim Hortons.

Los gerentes de la empresa habían dicho hace tiempo que evaluarían adquirir otras marcas si podían aumentar las ganancias recortando costos y vendiendo locales a franquiciados. Restaurant Brands, financiada por la empresa brasileña de capital privado 3G Capital, también podría apuntar a expandir la cadena en el extranjero.

“Restaurant Brands podría lograr bajar a la mitad los gastos de venta, generales y administrativos en los próximos dos años, y sus socios de capital privado pueden impulsar una expansión internacional ya que los sabores picantes, el pollo y el arroz tienden a viajar bien”, dijo Michael Halen, analista de Bloomberg Intelligence. “Esto encaja perfecto en la estrategia de 3G”.

Las acciones de Restaurant Brands subían 5.4 por ciento a 56.80 dólares a las 9:33 en Nueva York. La acción ya había registrado un alza de 13 por ciento este año hasta el viernes. En tanto, las de Popeyes se dispararon 19 por ciento a 78.79 dólares.

OCHO AÑOS

Popeyes, que cuenta con más de 2 mil 600 restaurantes en Estados Unidos y otros 25 países, ha tenido un buen desempeño últimamente. Sus acciones han registrado ocho años consecutivos de alzas. Su máxima responsable, Cheryl Bachelder, mejoró la relación con los franquiciados, disminuyó los tiempos de atención y explotó las raíces de la cadena en Nueva Orleans con platos como el Pollo Magnolia Blossom. La cadena seguirá teniendo una administración independiente en Estados Unidos, dijo Restaurant Brands.

La transacción se pagará con fondos disponibles y un compromiso de financiación de JPMorgan Chase y Wells Fargo. La empresa fue asesorada por Paul, Weiss, Rifkind, Wharton & Garrison. Popeyes recibió asesoramiento financiero de UBS AG y Genesis Capital y jurídico de King & Spalding.