Empresas

Deudas ‘ahogan’ a Fonatur

El organismo gubernamental cayó en una crisis financiera derivada de la desaceleración económica de 2008 y de la contratación en 2009 de créditos con la banca comercial para el desarrollo de su proyecto Playa Espíritu en Sinaloa. 
Claudia Alcántara
10 abril 2014 21:51 Última actualización 11 abril 2014 5:0
Etiquetas
Héctor Gómez (Braulio Tenorio)

El actual director del organismo buscará la reestructuración de la deuda de forma integral con Banobras, Fondain, Inbursa y Bancomer por 3 mil 800 mdp. (Braulio Tenorio)

Mediante un modelo de operación único en su tipo a nivel mundial, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) cambió hace 40 años la fisonomía de México en términos turísticos, al crear a Cancún, Quintana Roo, considerado el centro vacacional con mayor éxito en territorio nacional.

Sin embargo, el fondo cayó en una profunda crisis financiera, derivada principalmente de la debacle económica mundial de 2008 y la contratación en 2009 de créditos con la banca comercial y de desarrollo, para la compra de reserva territorial de su nuevo centro: Playa Espíritu, Sinaloa.

A su llegada, Héctor Gómez Barraza, actual director general de Fonatur, decidió refinanciar los créditos por 4 mil 460 millones de pesos; pero esto no fue suficiente.

Ahora busca, por segunda vez, reestructurar su deuda de forma integral con Banobras, el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), Inbursa y Bancomer, pero por 3 mil 800 millones de pesos.

___¿Cuál es la actual situación financiera de Fonatur?
___No me dio miedo reconocer la situación delicada, pero no de gravedad, sino una situación que había que atender. Cuando llegamos a Fonatur encontramos a la institución con 4 mil 460 millones de pesos de adeudo.

Reestructuramos la deuda con el Fonadin, de un crédito de verdad criminal, con el cual se adquirió Playa Espíritu, que hoy está en la mente de todos, pero lo más importante de ese asunto fue demostrar y asumir la responsabilidad.

Se hablaba de quiebra y Fonatur no podía quebrar porque tiene un número importantísimo de activos, lo que teníamos era un problema de flujos de efectivo.

La posición financiera de Fonatur se ha venido descontando, andamos por 3 mil 800 millones de pesos, nos ha ido muy bien y este año lo vamos a seguir bajando, el compromiso que tenemos es jamás incrementarla.

___¿Cómo será esta reestructura? ¿Será en plazos? ¿Con quiénes?
___Es una reestructura integral. Ahorita tengo a la banca de desarrollo, tengo que sentarme a negociar con ellos, a diario estoy negociando. Tenemos Banobras, Fonadin, tengo Inbursa y Bancomer, estoy negociando de manera integral.

La primera reestructura que se dio, que fue la que nos permitió llegar a hoy, nada más se hizo con un solo crédito que era un crédito criminal; ahorita estoy negociando plazos, tasa y algunos años de gracia.

___¿Alguna quita?
___Al principio siempre busqué la capitalización de Fonatur. Le metimos creatividad y vamos a ir a una reestructura como tal, pero donde esa reestructura no afecte a los flujos de la institución, que nos permita tener proyectos sólidos, y no se nos vaya todo en pago de intereses y servicio de la deuda. Y ese dinero pueda ir en proyectos productivos que me generen inventario y me lo absorba el mercado e ir disminuyendo la deuda.

___¿Cuánto pagan al año por esos créditos?
___Son 732 millones de pesos en servicio de deuda y amortización de capital. Bueno, es complicado. Se va 60 por ciento a capital y el 40 por ciento a intereses.

___¿Cómo le han hecho frente al pago?
___Tenemos una cobranza importante, tenemos generación de ingresos propios. Está garantizado, no vamos a bajar la guardia, vamos a dar el 100 por ciento en cumplimiento a nuestras obligaciones de crédito, de aquí al 2018, es mi prioridad y no voy a fallar, pero tengo que reestructurar.

___¿En ingresos como van?
___Tenemos ingresos por 227 millones de pesos en ventas en 2013; 62.1 millones de contado y 164.9 millones en 29 operaciones vía crédito. Y tenemos una buena cobranza de créditos.

___¿Y cómo le dejaron Playa Espíritu?
___Creo que la Riviera del Pacífico, por llamarle de alguna manera, necesita un destino como Playa Espíritu. Creo que si fue sobredimensionado, las condiciones del terreno no fueron del todo convenientes para Fonatur, porque Fonatur nunca había ido a comprar con crédito a ningún lado. Fonatur buscaba créditos para generar desarrollo, no para adquisición de tierra.

Fue una operación muy importante, se pidió un crédito a Fonadin en condiciones muy complicadas; el crédito se hizo en una asociación pero nada más en utilidades. Se otorgó ese crédito al 14 por ciento anual, imagínate la crisis que representó a Fonatur estar haciendo frente a esos compromisos.

Y el segundo es que es un mercado complicado porque no tiene un aeropuerto cercano, el más cercano es el de Mazatlán, que está a 150 kilómetros. Era un proyecto ambicioso que hablaban de 40 mil cuartos de hotel, con 2 mil 200 hectáreas; de las 2 mil 200 hectáreas, mil 200 están en proceso legal de ver si son o no; creo que no tiene mayor problema, pero al final del día si está este tema en el expediente de nosotros y lo que hemos venido haciendo es redimensionando el destino.

___¿De cuántos cuartos quedará el proyecto?
___Primero lo vamos a sacar en 4 etapas; tenemos 2 mil hectáreas, estamos concentrándonos en las primeras 500. ¿Qué vamos a hacer ahí?, estamos buscando ver cuántas llaves (cuartos y departamentos turísticos) caben en esas 500 hectáreas y creo que vamos a acabar bajando en una densidad importante. Yo creo que vamos a poder tener en esa primera etapa unas 7 mil hectáreas y luego hacer una disminución de 7 mil llaves, algo que el mercado te pueda absorber en un plazo corto.

Este año vamos a invertir cerca de 600 millones de pesos, pero ya muy concentrados, ya no quiero hacer vialidades, vamos a sacar un condohotel (de 60 habitaciones), un hotel express (de 54 habitaciones) que pueden ser los primeros hoteles que den servicio, vamos a hacer un club de playa, que fortalezca la oferta, que exista oferta no nada más un proyecto.