Empresas

ICA admite que su futuro está en riesgo

La constructora mexicana señala en una presentación al regulador estadounidense que podría verse obligada a pedir protección judicial si fracasan pláticas con acreedores.
Bloomberg
18 mayo 2016 9:44 Última actualización 18 mayo 2016 12:46
ICA

(Bloomberg)

'Going Concern'
Es el término usado por ICA en la presentación al regulador de Estados Unidos. Puede traducirse como "empresa o negocio en marcha", y es un término que significa que una firma puede funcionar sin la amenaza de la liquidación en el futuro cercano, por lo general un año, y cumplir con sus compromisos, y objetivos.

ICA, la constructora mexicana que dejó de pagar mil 350 millones de dólares en bonos el año pasado dijo que sus problemas de deuda pueden impedir que continúe como una “empresa en marcha”.

La constructora dijo que podría verse obligada a solicitar protección judicial si las conversaciones con los acreedores para la reestructuración de deuda no tienen éxito.

Los acreedores también podrían impulsar el proceso de reorganización involuntaria, informó ICA en un documento enviado el martes al regulador estadounidense.

“Nuestra liquidez insuficiente podría afectar gravemente nuestra capacidad para continuar como 'empresa en marcha'”, señaló, utilizando un lenguaje que no aparecía en un documento similar el año pasado.

El futuro de ICA “también podría verse afectado por nuestra incapacidad general para pagar nuestra deuda y otras obligaciones de pago, como los impuestos y los acuerdos de crédito con garantía”.

La compañía está tratando de reestructurar sus pasivos después de caer en el mayor impago de bonos en México por lo menos desde 1995, cuando Moody’s comenzó a dar seguimiento a la información.

Las pérdidas auditadas de ICA en 2015 fueron de 20 mil 400 millones de pesos.

“Nuestro futuro depende de nuestra capacidad para refinanciar o reestructurar nuestra deuda con éxito”, dijo la constructora en la presentación.

“Si nos vemos obligados a liquidar nuestras operaciones, los tenedores de deuda y accionistas probablemente incurrirán en pérdidas significativas”.

Las acciones de la firma han caído un 17 por ciento este año, tras caer un 80 por ciento el año pasado.