Empresas

Detroit: lo que queda
de la cuna del sector automotriz

La cuna del gran desarrollo automotriz se llama Detroit, pero la inseguridad y la economía ensombrecieron el brillo de la ciudad motor, que ahora sólo alberga algunas fábricas de Ford y General Motors.
Axel Sánchez
18 enero 2015 19:41 Última actualización 19 enero 2015 4:55
Ford Fusion Bloomberg

El Fusion, de Ford, es el vehículo más exportado por México. (Bloomberg)

Detroit, la cuna del gran desarrollo automotriz, tiene ya muy poco que presumir: el Autoshow y algunas fábricas de Ford y GM que producen autos para el mercado local. La inseguridad y la economía terminaron por expulsar a buena parte de las armadoras de dicha ciudad del estado de Michigan.

General Motors y Ford son de las pocas compañías que siguen en este lugar, pero es un tema de nostalgia, pues la producción está pensada para el mercado de Estados Unidos”, dijo Bryan, uno de los promotores del Autoshow de Detroit.

Frente a este entorno, la ciudad está migrando al desarrollo de servicios, según Mauricio González, director de Ingeniería de Rassini, originario del Distrito Federal, quien vive en Detroit desde hace 17 años. “La ciudad se dirige al desarrollo de servicios, porque la manufactura es insuficiente para dar empleo”, expuso el ejecutivo.

De acuerdo con el directivo, la propia logística y reducción de costos también fueron detonantes del éxodo de los grandes armadores de autos.

“Hoy las grandes zonas abandonadas pasaron a manos del gobierno, pero nadie quiere comprar a pesar de que es muy barato, hay casas con un costo de 7 mil dólares, pero la inseguridad es tan alta que ni los policías se atreven a entrar”, explicó González.

La ciudad de Detroit promueve facilidades fiscales y administrativas para la inversión extranjera, donde mexicanos aprovechan las oportunidades, pero sigue siendo muy poco el capital que llega.

Michel, una camarista del hotel Marriot, contó que en general el turismo es muy poco. “La mayoría viene para los juegos de NFL o al Autoshow, el resto es por negocios”, dijo.

El racismo sigue siendo un tema en algunas comunidades de Michigan, José Luis Resendiz, gerente de la planta de resortes de Rassini proveniente de Piedras Negras, Coahuila, cuenta que al tomar el liderazgo fue rechazado por los trabajadores por su condición de mexicano.

“Al principio fue difícil porque en el lugar donde colocamos la planta presenta casos de racismo, pero demostrando que sabemos hacer las cosas nos ganamos respeto”, dijo.

La comunidad mexicana es muy grande, los legales son traídos por Ford y General Motors, pero los ilegales son sólo de paso, no hay mucho trabajo más que lo temporal, lo que hay son una gran comunidad negra buscando como sobrevivir.