Empresas
franquicias

Delichurros: una franquicia de exportación

El mundial de futbol en Corea, Japón en 2002 dio el impulso a Delichurros para su internacionalización, ahora los churros rellenos mexicanos realizados con una harina que pueden consumir también los diabéticos, se encuentran en 9 países. 
Stephanie Cuevas
15 enero 2015 22:52 Última actualización 19 marzo 2015 18:14
Delichurros

La masa fue desarrollada por la UNAM y la Universidad de Phoenix. (Cortesía Delichurros)

Un viaje al Mundial de Corea-Japón en 2002 significó la internacionalización del negocio familiar Los Gorditos, Churros Rellenos, que actualmente cuenta con 120 sucursales en Argentina, Costa Rica, Estados Unidos, Canadá, Japón, China, España y Alemania.

Para lograr su internacionalización, la empresa cambió de nombre a Delichurros, generó una franquicia y optó por crear una nueva harina, que incluso está patentada.

A través del programa Pyme Exporta, de la Secretaría de Economía, el fundador de la empresa, Rogelio Castañón, instaló módulos de churros afuera de los estadios en Cora, Japón, con los que logró conquistar a un grupo de japoneses, que aprovecharon para solicitar la franquicia master, con la que abrieron 70 sucursales.

“Con el apoyo del gobierno de Chihuahua y de la propia Secretaría de Economía desarrollamos el proyecto y el modelo de franquicia, cambiando el nombre a Delichurros, nos dieron la oportunidad de viajar a diversas partes del mundo para promocionar la marca, lo que nos ha permitido el crecimiento a nivel internacional”, dijo Juan Ramón Alvarado, directivo de la empresa.

A partir de 2003, instalaron formalmente el modelo de franquicia en México y se expandieron a Estados Unidos.

El principal reto que se enfrentó para la expansión fue la diferencia de idiomas, muchas veces se tenían que comunicar con señas

Actualmente, existen 73 unidades de Delichurros en México, de las cuales, cinco son unidades propias; además de las 120 a nivel internacional.

Los churros son preparados con una harina patentada, baja en gluten, desarrollada en la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Phoenix.

La harina sólo requiere de agua para estar lista y los rellenos pueden ser de diferentes mermeladas que ellos mismos hacen y van cambiando, dependiendo la temporada, hay de fresa, manzana, maracuyá, guayaba, además de cajeta, lechera, entre otros. Los precios van de los 13 a los 15 pesos.

“Se ha tratado de ir innovando en cuanto a la variedad, ahora también se ofrecen en nuestras unidades churros en forma de dona, con una bola de helado o churros pequeños para ‘dipear’”, señaló Alvarado.

La empresa tiene prevista la apertura de una unidad en Puebla y otra más en el Distrito Federal.

El precio de la franquicia es de 15 mil dólares más IVA, que incluye el derecho de marca por siete años y el equipo básico para hacer churros: la churrera, freidora y algunos accesorios, así como la capacitación y la inauguración de la tienda.

Adicionalmente, se requiere invertir para la adecuación del local y el kit básico de materia prima.

El pago por regalías es del 3 por ciento sobre la venta de churros y el 2 por ciento de publicidad corporativa, detalló el ejecutivo en entrevista.

1
Mundial

La empresa tiene presencia en países como Japón y Estados Unidos.

Delichurros