Empresas

Cofece sanciona a Mitsubishi y Denso por prácticas monopólicas

El regulador castiga con 72 millones de pesos a las empresas al comprobar un intercambio de información comercial sensible con el objetivo de manipular precios de compresores de aire acondicionado. 
Redacción
01 agosto 2016 12:39 Última actualización 01 agosto 2016 14:51
Mitsubishi

(Bloomberg)

La Comisión federal de Competencia Económica (Cofece) sancionó a Mitsubishi Heavy Industries (MHI) y Denso Corporation (Denso) por un total de 72 millones de pesos.

El castigo es porque cometieron una práctica monopólica absoluta consistente en el intercambio de información comercial sensible con el objeto y efecto de manipular el precio de compresores para aire acondicionado de automóviles, explicó el regulador este lunes en un comunicado.

La Cofece explicó que cada empresa fue sancionada con 36 millones 17 mil pesos, cifra que en conjunto suma los 72 millones de pesos. 

"Cabe señalar que el Pleno también resolvió por primera vez, retirar los beneficios del Programa de Inmunidad a un solicitante, toda vez que durante el procedimiento seguido en forma de juicio, éste suspendió su cooperación plena y continua con la Comisión", dijo la Comisión sin precisar a qué solicitante.

Denso Corporation desarrolla y manufactura sistemas de aire acondicionado de automóviles, autobuses, radiadores y abanicos de enfriamiento.

Mitsubishi Heavy Industries realiza la ingeniería, manufactura y venta de equipo de aire acondicionado.

LA HISTORIA

De acuerdo con la Cofece, las empresas participaron en una licitación privada derivada de una solicitud de cotización que emitió General Motors (GM) para la compra de cierto tipo de compresores para aire acondicionado.

Durante este concurso, MHI y Denso, en lugar de participar de manera independiente como competidores, realizaron diversas reuniones donde intercambiaron información comercial con el objeto y efecto de manipular el precio al que serían ofrecidos los compresores, mismos que fueron adquiridos por GM sin saber que estaba pagando un sobreprecio.

"Es importante destacar que estas conductas anticompetitivas fueron ejecutadas por un cártel internacional, cuyo fin no solamente fue obtener ganancias extraordinarias por cada pieza de compresor vendido a GM, sino además, establecer, estabilizar y mantener un precio elevado en el mercado de los compresores a nivel mundial, para que en futuras licitaciones de cualquier compañía automotriz su costo no disminuyera por debajo de cierto nivel", indicó el regulador.

En el caso de México, las prácticas colusorias dañaron el mercado, pues los compresores adquiridos fueron importados y empleados como insumos por General Motors México para ensamblarlos en automóviles que se fabrican y comercializan en el territorio nacional.

El periodo de afectación de esta práctica anticompetitiva comprende de 2012 a 2017, lapso que dura la entrega de los compresores adquiridos por GM México; sin embargo, para efectos de la investigación se contempló como periodo temporal de afectación, del 1 de noviembre de 2012 al 31 de mayo de 2016.

El daño causado, calculado a través del precio al que se adquirieron los compresores afectados y el precio del bien que se hubiese observado en condiciones normales del mercado, implicó para GM México un pago indebido de más de 18 millones de pesos. Sin embargo, el daño al proceso de competencia es más amplio.

Habiendo analizado las pruebas recabadas, así como los argumentos de defensa de las compañías, el Pleno de la Cofece resolvió que existen elementos suficientes para acreditar la responsabilidad tanto de MHI como de Denso, respecto del intercambio de información comercial para la manipulación de precios.

"Previamente, este cártel fue investigado por una práctica similar en el mercado de Estados Unidos de América, en lo particular MHI firmó una acuerdo de culpabilidad con la División Antimonopolio del Departamento de Justicia de dicha nación, en el que reconoció haber manipulado licitaciones, así como haber acordado establecer, estabilizar y mantener los precios de los compresores vendidos a GM y Mitsubishi Motors en Estados Unidos y otros lugares, conductas que ocurrieron por lo menos desde enero de 2001 hasta finales de febrero de 2010", concluyó la Comisión.

: