Empresas

Cofece multa con 23.6 mdp a taxis del aeropuerto de la CDMX

La autoridad encontró que agrupaciones de taxis, como Yellow Cab y Sitio 300, se coordinaron para elevar las tarifas. Los sancionados también podrían perder su contrato con el AICM.
Redacción
11 septiembre 2017 12:8 Última actualización 11 septiembre 2017 17:22
taxi aeropuerto

(Cuartoscuro)

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) multó a sitios de taxis que operan en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) con un total de 23.6 millones de pesos por aumentar de forma coordinada sus tarifas.

Además de la multa, las agrupaciones de taxis sancionadas también podrían perder su contrato con el Aeropuerto de la Ciudad de México, advirtió Alejandra Palacios, presidenta de la Cofece.

Los sitios sancionados son: Confort y Servicios en Transportación Terrestre (Confort), Porto Taxi Terrestre Ejecutivo (Porto Taxi), Taxistas Agremiados para el Servicio de Transportación Terrestre Sitio 300 (Sitio 300), Yellow Cab del Nuevo AICM —antes Sitio 300 Yellow Cab— (Yellow Cab) y Transportación Terrestre Nueva Imagen (Nueva Imagen). Además fueron castigadas cuatro personas físicas que actuaron en representación de algunas de éstas.

“Le estamos dando al Aeropuerto conocimiento de este asunto para que ellos decidan legalmente qué es lo que procede, pero en los contratos firmados con las agrupaciones, una cláusula de rescisión del contrato es no llevar a cabo práctica monopólica absoluta”, dijo Palacios a la prensa en el marco de la Semana Nacional del Emprendedor.

Y si bien Palacios recordó que la Cofece no puede fijar tarifas, se mostró confiada en que las agrupaciones de taxis modificarán los métodos para fijar precios.

“No le podemos decir a las agrupaciones que bajen las tarifas, lo que sí es que las agrupaciones en adelante tendrán mucho cuidado que cada vez que decidan elevar las tarifas o modificarlas ya sea hacia arriba o hacia abajo lo hagan en lo personal y no en conjunto”, dijo Palacios.

Las agrupaciones, explicó la Cofece en un comunicado, cometieron prácticas monopólicas absolutas en el mercado del servicio de autotransporte terrestre de pasajeros, en la modalidad de taxi con origen o destino el AICM.

“La Comisión acreditó que los agentes económicos sancionados realizaron un acuerdo con el objeto y efecto de fijar, elevar, concertar o manipular el precio al que era ofrecido el servicio de taxi”, dijo Cofece en el documento.

Se estima que la práctica afectó a cuando menos 12 millones de personas y que el daño al mercado, calculado en función del sobreprecio que pagaron los usuarios entre agosto de 2011 y diciembre de 2015 fue de 771 millones 713 mil pesos.

La autoridad detalló que el Reglamento de Autotransporte Federal y Servicios Auxiliares establece que los transportistas pueden determinar y modificar sus tarifas, sin necesidad de la aprobación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). En principio, dada esta libertad tarifaria, la participación de diversos agentes económicos en el mercado generaría condiciones de competencia que presionarían a la baja los precios del servicio.

Sin embargo, agregó, el 11 de abril de 2011 las agrupaciones de taxis mencionadas, mediante sus representantes, firmaron un acuerdo en el cual decidieron contratar de manera conjunta a Santaló Estudios y Proyectos (SEPSA) para que elaborara un estudio tarifario, cuyo objetivo era determinar los precios que en el futuro debían registrar y cobrar por el servicio de taxi para mejorar sus ingresos.

Para ello, los sitios entregaron a la consultora información estratégica que en condiciones normales de competencia las empresas no comparten, como sus costos de operación, tarifas, ganancias, número de unidades y estadísticas de ventas, entre otras.

Cofece encontró que SEPSA proporcionó a cada una de las agrupaciones el estudio tarifario, en el que definió un esquema y recomendaciones para determinar las “tarifas competitivas” que cobrarían hasta el año 2021 por el servicio de taxi. A su vez, los permisionarios de las agrupaciones, con excepción de Confort, registraron ante la SCT las tarifas recomendadas por el estudio, y en agosto de 2011 aumentaron el precio ofrecido por el servicio.

La conducta sancionada afectó a los usuarios del AICM, e incluso a otros participantes en mercados relacionados con el aeropuerto —como en el transporte aéreo de pasajeros— cuya competitividad depende de los distintos costos en los que incurre un viajero, indicó la autoridad.

La Cofece ordenó informar a las autoridades del AICM sobre este asunto para los efectos legales a que haya lugar, toda vez que el contrato que el Aeropuerto tiene celebrado con cada una de estas agrupaciones establece como causal de rescisión la realización de prácticas monopólicas absolutas.

“De ser el caso, y si el Aeropuerto tuviera que licitar la adjudicación de nuevos contratos para este servicio, tendría que pedir una opinión previa a la Cofece sobre este proceso”.

La Comisión recordó que, para promover la competencia, en noviembre de 2016 recomendó a la SCT modificar las reglas de operación del servicio de transporte de taxis desde los aeropuertos nacionales, para transitar del actual modelo de acceso exclusivo a uno más abierto en el que se permita la entrada de todo automóvil registrado y aprobado por la localidad para recoger y transportar pasajeros desde y hacia las terminales aéreas, como ocurre en ciudades como Boston, Miami, Houston, San Francisco, Zúrich, París, entre otros.

Con información de Valente Villamil*