Empresas

Clientes de Liverpool, Palacio y Sanborns cambian el tarjetazo
por efectivo

Las cadenas departamentales como Liverpool, Palacio de Hierro y Grupo Sanborns, también se vieron impactadas por la Ley Antilavado. Durante el primer trimestre del 2015, los clientes evitaron utilizar tarjetas de crédito por el temor a ser fiscalizados.
Fernanda Celis
24 mayo 2015 19:10 Última actualización 25 mayo 2015 4:55
dinero

(Bloomberg)

La caída en el uso de las tarjetas de crédito en México por el temor de los consumidores a ser fiscalizados también impactó el desempeño del negocio de la venta a crédito de las cadenas departamentales como Liverpool, Palacio de Hierro y Grupo Sanborns.

En el primer trimestre del 2015, los ingresos de la división de crédito crecieron a tasas más bajas, que en el mismo lapso del 2013, cuando no había entrado en vigor la Ley Antilavado.

Liverpool, que es el tercer emisor de plásticos más grande en el país, incrementó sus ingresos por crédito 7.5 por ciento entre enero y marzo del 2015, casi la mitad del crecimiento obtenido en el mismo periodo del 2013.

Además, en los primeros tres meses de 2015, el pago con las tarjetas Liverpool y Fábrica de Francia representó 44.5 por ciento de las ventas de la cadena, lo cual significó una disminución de 1.3 puntos porcentuales, frente al mismo lapso del año anterior.

En tanto, los pagos en efectivo se incrementaron a 4 mil 122 millones de pesos de enero a marzo de 2015, en comparación con los 503 millones de pesos que se reportaron en el mismo periodo del año previo, sobretodo, por el menor crecimiento en la cartera de crédito.

En tanto, Palacio de Hierro y Sanborns aumentaron en 6.1 y 2.8 por ciento su facturación a crédito en el primer trimestre de 2015, en contraste con el 15.4 y 5.3 por ciento del mismo periodo de 2013.
Por su parte, la participación de las tarjetas de Grupo Palacio de Hierro llegó a 42.1 por ciento en el primer trimestre de 2015.

LEY ANTILAVADO

La Ley para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita ha ocasionado que los consumidores opten por el efectivo y otras formas de pago.

De acuerdo con analistas del sector comercial, los mexicanos siguen consumiendo y comprando en las tiendas departamentales, sin embargo recurren más al pago de contado para evitar endeudarse y también para no ser fiscalizados.

Liverpool señaló en su reciente reporte financiero a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que continúa registrando el impacto de “la desaceleración abrupta en el mercado de tarjetas de crédito durante el 2014”.

La ley señala que se deben notificar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público las transacciones que rebasen ciertos montos o que puedan significar una actividad vulnerable.

En el caso de las tarjetas de servicios y de crédito que no son emitidas por las entidades financieras, se debe dar aviso a las autoridades correspondientes, cuando el monto de la operación sea mayor a los 83 mil 217 pesos.

La pasan menos