Empresas

China, la clave para el futuro de Starbucks

La empresa considera que la nación asiática es su mayor oportunidad de crecimiento, al apostar a su clase media y su urbanización, como agentes de impulso en la demanda de café en un país amante de té.
Bloomberg | Nick Turner
10 octubre 2017 22:29 Última actualización 10 octubre 2017 23:0
Etiquetas
Starbucks

Starbucks (Bloomberg)

China es la mayor oportunidad de crecimiento para Starbucks, y su expansión podría durar décadas sin desfallecer.

Esa es la opinión del presidente ejecutivo, Kevin Johnson, quien habló con Emily Chang de Bloomberg durante la cumbre de GeekWire en Seattle, la ciudad sede de la cadena de cafeterías. Aunque Estados Unidos seguirá siendo un mercado clave, la cruzada de Starbucks para difundir lattes y macchiatos en toda la nación asiática es clave para su futuro.

"China es nuestro segundo mercado más grande y de más rápido crecimiento", dijo. "Podemos construir nuevas tiendas en China durante décadas y todavía tenemos oportunidades de crecimiento allí".

Starbucks duplicó sus esfuerzos en ese mercado en julio, cuando anunció planes para comprar a los socios de su empresa conjunta en el este de China. La compañía acordó adquirir el 50 por ciento restante del negocio en una transacción de mil 300 millones de dólares, dándole la propiedad completa de cerca de mil 300 cafés en Shanghai y las provincias de Jiangsu y Zhejiang.

La empresa apuesta a que la creciente clase media y la urbanización de China impulsarán la demanda de café en un país amante del té. La desaceleración de las ventas en Estados Unidos sólo ha aumentado la presión para salir al extranjero. Starbucks se ha fijado como objetivo operar cinco mil cafés en la China continental para 2021.

Johnson, que se incorporó a Starbucks después de una carrera en la industria de la tecnología, también ve la innovación como clave para impulsar las ventas. Eso incluye reformular bebidas, probar nuevos diseños de tiendas y mejorar su aplicación para móviles.

"La industria de la tecnología y la industria del café ciertamente tienen dos modelos de negocio diferentes, pero tienen mucho en común", dijo. "Tenemos que innovar para mantenernos relevantes".