Empresas

Cerveza artesanal de EU cambió su 'sabor' por la cebada europea

Las cervezas artesanales en Estados Unidos están ganando terreno en un segmento que tradicionalmente era dominado por las mayores cervecerías internacionales, y es que se debe a que su principal ingrediente no es americano.
Bloomberg
16 agosto 2016 13:29 Última actualización 16 agosto 2016 18:57
Ron Barchet, cofundador de la Victory Brewing Co. (Cortesía Victory Brewing Co.)

Ron Barchet, cofundador de la Victory Brewing Co. (Cortesía Victory Brewing Co.)

Cuando Ron Barchet abrió una cervecería artesanal en Pensilvania después de dejar su trabajo como analista financiero, recurrió a Europa para la cebada malteada necesaria para fabricar una cerveza con un sabor peculiar.

Veinte años más tarde, a la Victory Brewing de Barchet se le han sumado una brigada de pequeñas cervecerías estadounidenses que ahora se multiplican a un ritmo de cerca de 20 por ciento al año, en un sector que mueve 22 mil millones de dólares y está contribuyendo a aumentar a niveles récord las exportaciones de malta europea a Estados Unidos.

“Hemos usado malta europea desde el día uno en nuestra cervecería, y esa fue una de las cosas que en realidad pensamos nos diferenciaría”, dijo Barchet en una entrevista. “La cebada que producen en Alemania y en Europa en general es más adecuada para las cervezas elaboradas solo con malta, como la mayoría de las cervezas artesanales”.

1
PROCESO DE MALTEADO


Proceso de malteado europeo (Bloomberg)


Las cerveceras artesanales suelen usar más de tres veces la cantidad de malta que emplean sus similares de escala industrial, y estos suelen elaborar la cerveza con una mezcla de malta y granos más baratos como el maíz y el arroz, conocidos como complementos. La cebada se usa para elaborar la malta.

Los volúmenes de cerveza artesanal representaron solo 7.8 por ciento del mercado cervecero estadounidense en 2014, pero abarcaron un cuarto de la malta consumida, muestran datos del lobby de fabricantes de cerveza.

Por otra parte, las cifras de productores, desde los productores con bar hasta las pequeñas fábricas de cerveza, crecieron más de 18 por ciento el año pasado a cuatro mil 225 operaciones.

BARRIO DE PAPELERAS

Victory, fundada por Barchet con su ex compañero de la escuela Bill Covaleski en el antiguo distrito de plantas papeleras de Downingtown, estuvo entre las pioneras de un sector que se ha puesto de moda más rápido que la ropa de leñador o el vello facial extravagante.

En Estados Unidos, las ventas de cerveza artesanal se dispararon 13 por ciento el año pasado.

Estas cifras mejoran la perspectiva del sector cervecero general que hoy parece bastante plano porque las ventas totales bajaron 0.2 por ciento en 2015, según el lobby de la Brewers Association.

También estimulan la demanda de ingredientes de Europa, el mayor productor mundial de cebada. En los últimos cinco años, las exportaciones de malta de países de la Unión Europea a Estados Unidos se triplicaron, según datos de Eurostat.

El uso de complementos por parte de las cerveceras estadounidenses de escala industrial da a las cervezas de Anheuser-Busch InBev y SABMiller un sabor más suave, seco y un aspecto más claro.

1
CERVEZAS INDUSTRIALES, MÁS SUAVES


Cervecería (Bloomberg)


También reduce los costos de los fabricantes, que elaboran la malta agregando humedad y permitiendo que el grano germine antes de secarlo. Las cervezas europeas suelen contener más malta y son más pesadas y turbias, con un sabor más fuerte a granos o lúpulo.

El gusto por las cervezas especiales se extiende.

China tiene actualmente cerca de 350 cerveceras, cuando hace tres o cuatro años contaba con solo un par en Shanghái y Pekín, dijo Andries de Groen, director general del operador Evergrain International, que aumentó las ventas de cebada al sector de maltas especiales cerca de 20 por ciento anual en años recientes.

Es una tendencia en todo el mundo y permite a los productores de malta venderles a las cerveceras artesanales a márgenes mucho mejores que a las grandes cerveceras internacionales, agregó.

Mientras que la demanda estadounidense por las exportaciones de malta europea no son lo suficientemente importantes para erosionar la oferta mundial de cebada, la expansión a otros países puede ayudar a cambiar el escenario.

“Es positivo para toda la cadena de suministro”, dijo de Groen. “Es positivo para los granjeros porque puede detectar que tipo de calidad se demanda, es positivo para el maltero y para el cervecero porque tienen una historia que contar”.

>