Empresas
entrevista

Cemex apuesta ahora
a la energía… y a
mejorar costos de CFE

Cemex se prepara para el boom energético en México en el que participará vendiendo electricidad. La cementera espera ser un capaz competidor de la CFE, y cubrir alrededor del 4% de la demanda nacional, aseguró Fernando González Olivieri, director general de la firma. (Primera entrega de tres partes)
Jonathan Ruiz
05 mayo 2015 19:50 Última actualización 06 mayo 2015 4:55
Etiquetas
Fernando González Olivieri, director general de Cemex

Fernando González Olivieri, director general de Cemex. (Bloomberg)

Hace casi un año, Fernando González Olivieri asumió la dirección general de Cemex y ahora hace serios planes con el futuro, la empresa se prepara para el boom energético nacional en el que participará cementando pozos petroleros, pero también vendiendo electricidad barata, entre 30 y 40 por ciento más barata, estima.

En entrevista con EL FINANCIERO, González Olivieri admite que quiere cubrir entre el 3 y el 4 por ciento de la demanda nacional de electricidad.

Estima que será capaz de competir con CFE gracias a que producirá electricidad con una mezcla de combustibles más inclinada hacia el gas y las energías renovables, a diferencia de la empresa gubernamental que se recarga todavía mucho en combustóleo.


_ Como inversionista, en general, México parece opción. En el contexto de sus reformas, su tasa es atractiva con bajo nivel de riesgo, parecería que viene el crecimiento para México, pero lo hemos esperado tres años ¿qué viene para México?

México es una muy buena opción de inversión, los inversionistas internacionales siempre están evaluando opciones de inversión y yo veo a México como el destino preferido en Latinoamérica del inversionista extranjero.

Creo que en México a veces estamos inmersos en nuestra propia dinámica, no nos asomamos un poquito y enriquecemos nuestro contexto entendiendo la problemática que hay a nivel internacional.

México es un sitio atractivo para invertir en distintos sectores, no cabe duda que la apertura del TLC fue un cambio brutal para el desarrollo económico del país, seguramente no fue suficiente porque seguimos teniendo una cantidad de mexicanos que no se han subido al nivel de desarrollo de inversión manufacturera del país, pero no cabe duda de que los 20 años que esto ha funcionado, México se ha convertido en un destino de inversión, en un destino de exportación; por ejemplo la industria automotriz; se inician otras inversiones importantes, la industria aeronáutica, en fin; México tiene todos los atractivos para el inversionista.

_ Deborah Riner, de la American Chamber, recientemente comentaba que llegaríamos a los 40 mil millones de dólares en inversión, incluso estimaba que México podría sustituir a Brasil como principal destino de inversión, en la región ¿tú ves esa dimensión?
Sí. Hay varias razones, la principal, es geográfica, que es la cercanía con uno de los mercados más grandes del mundo y eso no cambia con los ciclos económicos. Yo diría que la diferencia que veo en los próximos años es que toda esa actividad se va a potenciar, porque estamos ya en un ciclo de recuperación, lo que yo alcanzo o lo que me estoy imaginando, es el impacto que va a tener en el país la reforma energética.

La reforma energética le va a permitir a México insertarse en la competitividad en la plataforma energética del Norte, si el Tratado de Libre Comercio había provocado una actividad económica importante, la reforma energética es lo que realmente nos va a permitir una integración, sobre todo de carácter económico.

Estamos hablando que con la reforma, energéticamente vamos a poder tener prácticamente los mismos costos de energía eléctrica que en Estados Unidos, vamos a tener la disponibilidad, la calidad y los precios de gas, de petróleo, gasolina, gas; lo que yo veo es la inversión que se va a venir para desarrollar el sector petrolero mexicano, es un músculo que en México no habíamos ejercitado a todo lo que podíamos, por un lado, y por otro, es la actividad económica que ese sector desarrollará.


_ A ti te llega por dos lados, por un lado los pozos petroleros que evidentemente habrá que cementarlos y por otro en el negocio de energía que pretendes hacer en México, son dos cosas diferentes por un lado un mercado nuevo que se abre y por el otro las tarifas eléctricas vienen a la baja ¿qué tan viable es un negocio de energía eléctrica en este momento, un negocio de energía eléctrica privado?

Tiene toda la viabilidad, sobre todo a partir de que quede totalmente instrumentado, que deberá ser antes de que termine este año, todos los mecanismos de mercado libre de electricidad que vamos a tener en México gracias a la reforma que se llevó a cabo.

El potencial que tiene este nuevo negocio es la posibilidad de que haya inversionistas extranjeros.

Nosotros decidimos entrar a este negocio por dos razones, una es que vimos una oportunidad enorme. Aquí va a haber una oportunidad desde ya hasta los próximos cinco o siete años para tomar eventualmente posiciones, una vez que se tomen, habrá oportunidades de crecimiento orgánico, pero por lo pronto hay la probabilidad de tomar posiciones importantes.


_CFE está bajando sus tarifas casi 20 por ciento, en el sector industrial, te está poniendo la vara más alta de competencia.

Digamos que yo apuesto a que podemos producir a mejores costos que CFE, lo que quiero decir es, mucha de la energía eléctrica que hemos consumido en México históricamente está hecha con combustóleo que es uno de los combustibles más caros, porque no tenemos gas, es decir, lo tenemos pero no lo tenemos, son de estas paradojas.

Entonces, ¿qué es lo que va a pasar? Lo que le está pasando a CFE que se construirán gasoductos en el país, primer resultado de corto plazo de cómo van a bajar las tarifas. Si produces energía eléctrica con gas, en lugar de combustóleo, sea CFE o Cemex la que lo produzca, los costos necesariamente van a bajar. Si CFE se pone a producir energía eléctrica con gas y nosotros con combustóleo, entonces estamos en problemas.

Por otro lado, tenemos mucho interés de seguir el desarrollo de energía limpia, en México hemos hecho proyectos basados en distintas energías renovables y ese es un tema que nos interesa seguir desarrollando.

Hicimos un parque eólico en Oaxaca, tenemos en construcción uno en General Bravo, y tenemos planes para seguir en eso.

_Hace un año se hablaba de que podían reducirse las tarifas hasta en un 60 por ciento, en este momento ¿tienes una estimación de qué porcentaje estamos hablando de reducción en los precios?
Me arriesgaría… depende del punto de conexión, 30 o 40 por ciento. La energía eléctrica en el país es cara y va para abajo.

_ ¿Ves el terreno parejo, hasta este momento?

Sí. No están totalmente definidas todas las disposiciones pero creo que ya para septiembre esto va a estar terminado.

Tenemos por lo menos siete proyectos, de todo tipo, en este caso estamos agregando generación de energía eléctrica solar, pero traemos eólicos, gas, en fin, distintas opciones.

_ Estos siete proyectos como cuánta capacidad sumarían.
Lo que recuerdo es que con eso podríamos tener entre el 3 y 4 por ciento del mercado.

_ La capacidad instalada del país es de 60 mil megawatts ¿estaríamos hablando de 3 mil megawatts?
Así es. Por ahí. Más o menos.

_ En pozos petroleros ¿qué tan competido está el mercado? ¿Podría compensar el tema de Estados Unidos?
El cemento petrolero es un cemento especializado, su producción es más cara, por ello su precio es más alto pero su consumo es mucho más reducido; sí vamos a ver una aumento en eses segmento, pero lo que más me entusiasma, son los retos que veo en la actividad de la industria del petróleo, gas y energía eléctrica que van a provocar un boom.

_ ¿Lo vamos a ver este año?
La razón por la que decidimos ampliar nuestra planta de Puebla es precisamente esa razón, porque creemos que obras como el aeropuerto de la Ciudad de México, a ese tipo de obras se le van a agregar todas las obras necesarias para poder explotar el sector. No todo va a ocurrir de la noche a la mañana.

La actividad en la construcción en México tuvo un ajuste al finalizar el período de Calderón, algo normal pues empieza a bajar el consumo, pero este consumo cae en 2013 un 7 por ciento y por optimistas esperábamos que de inmediato se diera una recuperación, pero se empieza a ver en la segunda mitad del año pasado. Vemos que los sectores empiezan a crecer.

Nos entusiasma mucho ver que este trimestre hay dos segmentos que aportan a un crecimiento de volúmenes de un 13 por ciento que nos permitió tener los volúmenes más altos para un primer trimestre en los últimos seis años en el país.

Lo nuevo es que ya vimos de lleno un impacto de la inversión en infraestructura en el país que es muy significativo, es un buen indicador de que las cosas van tomando su ritmo, aún con los ajustes que ha habido en el presupuesto, los presupuestos de infraestructura se han mantenido superiores a los del año pasado.

El otro sector que se reactivó muy fuerte es el del consumo, el sector de autoconstrucción que en el caso de México es el 40 por ciento de la demanda. Este sector aumenta 11 por ciento.

El nivel de empleo ha mejorado, eso hace cambiar la confianza de los consumidores que hay más gente que tiene subempleo
Estamos contentos porque vemos que no es un indicador aislado.

_ Dieciocho mil millones de dólares en inversiones de fondo de capital, al sector inmobiliario entre 2014 y 2018, ahí están ustedes suministrándose ¿esto qué tanto les significa un cambio?
En este caso esas inversiones serían en los sectores habitación, comercial e industrial. Esto sectores se comenzaron a reactivar a mediados del año pasado, lo cual implica una indicación de que hay una actividad económica motivada por la inversión privada, pujante y, lo que se agrega a partir de ahora son el de consumo y la infraestructura.
Ahorita tenemos todos los segmentos todo el mercado creciendo.

No te pierdas mañana la segunda parte de esta entrevista.
La visión global de Cemex