Empresas

4 casos de corrupción corporativa en México

Además del caso de OHL México en que la CNBV aún no resuelve las investigaciones por supuesto soborno a jueces y funcionarios, EL FINANCIERO detectó al menos otros tres en que no se ha dado una respuesta respecto a presuntos actos de corrupción corporativa.
Axel Sánchez
13 abril 2016 22:11 Última actualización 14 abril 2016 4:55
Corruptos, corrupción

corruptos, corrupción (Especial)

Pese a que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) multó con 71.7 millones de pesos a OHL México y determinó que la empresa no incurrió en un fraude contable, aún están pendientes de resolver las investigaciones por supuesto soborno a jueces y funcionarios, así como el incremento artificial de costos de sus concesiones.

El caso de OHL México no es el único en el país que carece de una resolución final. EL FINANCIERO detectó al menos otros tres en que las autoridades aún no han dado una respuesta respecto a presuntos actos de corrupción corporativa.

Wal-Mart fue culpada de cohecho para acelerar permisos en la apertura de tiendas hace una década, mientras que Grupo Higa tiene una denuncia ciudadana por posible conflicto de interés en su relación con la Presidencia de la República.

Tampoco se tiene una resolución sobre las fallas que se presentaron en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, donde el consorcio ICA-Alstom-Carso mantiene un litigio contra el gobierno de la capital del país por falta de pagos de los trabajos realizados.

Se trata de cuatro casos que aún no han sido concluidos en México y que, en teoría, siguen en investigación.

“En México, 25 por ciento de las empresas considera como principal riesgo para su operación la corrupción y el soborno”, comentó Arturo del Castillo, director ejecutivo asociado de la consultoría Kroll en México, quien destacó que las herramientas con que cuentan para evitar estos casos no son suficientes.

El presidente Enrique Peña Nieto dijo en una reunión reciente de la Coparmex que la corrupción no es un elemento privativo del ámbito público, también está en el privado y a veces van de la mano.

En marzo de 2012, The New York Times publicó que ejecutivos mexicanos de Wal-Mart pagaron 52 mil dólares para que las autoridades cambiaran el uso de suelo alrededor de la zona arqueológica de Teotihuacán en 2003. También dio cuenta de sobornos realizados en 2005 para que se aceleraran permisos en la apertura de tiendas.

En 2013, la Secretaría de la Función Pública emitió una resolución preliminar donde no encontró ilícitos, sin embargo, 3 años después, no se ha dado ningún veredicto concluyente.

El último reporte emitido sobre el caso fue en octubre del año pasado donde The Wall Street Journal publicó que tras una investigación de tres años contra la cadena de autoservicios Wal-Mart en México, se habrían encontrado pocas evidencias de corrupción por parte de la minorista. Con esto, según el diario, era probableque el caso fuera menor al previsto. La empresa aún realiza una auditoría interna sobre el tema.

En el caso de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, el consorcio responsable de la obra ICA-Alstom-Carso se amparó y demandó al gobierno de la capital del país el pago de los adeudos por la construcción, sin embargo, las autoridades no han cubierto los pagos bajo el argumento de las fallas de la obra.

Por otro lado, en el conflicto de interés en que se vio involucrado Grupo Higa con el gobierno federal, la Secretaría de la Función Pública determinó que los funcionarios públicos no cometieron falta alguna. Sin embargo, con 58 mil firmas, el Congreso Nacional Ciudadano denunció en diciembre pasado ante la PGR a la empresa de Juan Armando Hinojosa por conflicto de interés y exigió que se castigara a la compañía.

empresas implicadas