Empresas

Carso e Inbursa interponen amparo contra preponderacia

Las empresas dijeron no ser agentes económicos preponderantes en materia de telecomunicaciones, como lo determinó el IFT el pasado 7 de marzo, ya que no cuentan con una concesión en dicha materia.
Redacción
31 marzo 2014 8:8 Última actualización 31 marzo 2014 8:18
[El consolidado, integrado por KUO, Carso y GIS sumó ingresos por 79 mmdp en el trimestre julio-septiembre / Bloomberg]

[El consolidado, integrado por KUO, Carso y GIS sumó ingresos por 79 mmdp en el trimestre julio-septiembre / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- Grupo Carso y Grupo Inbursa interpusieron un amparo contra la resolución del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) del 7 de marzo de 2014, que los declaró como agentes económicos preponderantes en materia de telecomunicaciones.

En sendos comunicados enviados a la Bolsa Mexicana de Valores, las empresas aseguraron no ser agentes económicos preponderantes en telecomunicaciones, ya que no cuentan con el requisito esencial para ello que es tener una concesión en dicha materia.

"GFINBUR es un grupo financiero de conformidad a la autorización obtenida para ello de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y a la normatividad aplicable en dicha materia, dentro de la cual se especifica y limita en su objeto 'adquirir y administrar acciones emitidas por los integrantes del grupo financiero'", destaca Inbursa.


Por su parte, Grupo Carso señala en su comunicado que "es una sociedad anónima bursátil de conformidad a la normatividad aplicable a dicha clase de entidades, dentro de la cual se especifican, y son públicos, los sectores y actividades en los cuales se desarrolla"

“Según lo establece el tercer párrafo del artículo cuarto transitorio del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 11 de junio de 2013 que reforma la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de telecomunicación”, agregaron.

Además, dijeron estar impedidos para realizar actividades en materia de telecomunicaciones, por lo que es imposible ejecutar las medidas que el IFT impone en virtud de su Resolución.