Empresas
caso de estudio

Caramel Tech transforma inventos en negocios

Caramel Tech ayuda a proyectos científicos y tecnológicos a bajar recursos de oficinas de gobierno federal como Conacyt e Inadem, así como conseguir un socio inversionista que produzca en serie el producto creado o lo apoya directamente con recursos.
Claudia Alcántara
09 junio 2015 20:9 Última actualización 10 junio 2015 4:55
Caramel Tech

En lo que va del 2015, la firma ha asesorado a 15 investigadores para levantar recursos públicos y prepara 5 más. (Braulio Tenorio)

Contar con una vacuna que permita a personas adictas a las drogas rehabilitarse podría ser una realidad con la ayuda de Caramel Tech, una empresa cuya labor es proteger y validar el resultado de investigaciones y gestionar soluciones tecnológicas y de comercialización.

Este desarrollo creado por científicos mexicanos adscritos al Instituto Nacional de Psiquiatría necesita una fuerte inyección de capital para continuar con la investigación y poder salir al mercado.

Sin embargo, estos científicos, como muchos otros, no tienen las habilidades, el conocimiento y el tiempo para conseguir recursos o aliarse con empresas y poder transformar su invento en un negocio redituable.

Aquí es donde la empresa Caramel Tech entra en acción, guiando al inventor con el abc de cómo bajar recursos de oficinas de gobierno federal como Conacyt e Inadem, así como conseguir un socio inversionista que produzca en serie el producto o apoyándolo directamente con recursos.

Caramel Tech surgió hace cinco años ante la falta de oficinas de transferencia y comercialización de tecnologías en el país, inspirado en la experiencia de gobiernos de ciudades como Utah y Ohio, en Estados Unidos.

Belén Martínez López, directora general de Caramel Tech, comentó que Conacyt ayuda a científicos a desarrollar proyectos de ciencia básica, mientras que la Secretaría de Economía impulsa a emprendedores con una experiencia previa, pero en 2010 no existía un organismo o consultora que apoyara a los investigadores entre un punto y otro.

Por ello, muchos de los proyectos científicos y tecnológicos se quedaban en papel y no salían al mercado, apuntó.

Las empresas suelen llegar y pedir a las academias que hagan algún proyecto, con un objetivo específico. Los investigadores hacen su tarea, pero me di cuenta que nadie estaba sacando productos al mercado, que se quedaban en el papel

Ante el hueco que existía, Belén decidió dejar su puesto como directora del área de emprendimiento en el Centro Panamericano de Investigación e Innovación para conformar su oficina de transferencia.

Ante el fuerte capital que requería para comenzar a apoyar proyectos, muchos le daban poco tiempo de vida a Caramel, pero logró hacerse de contratos para asesorar al Instituto de Ecología de Veracruz, el Cinvestav del Instituto Politécnico Nacional y al Conacyt.

Con ello, la firma se armó de capital para apoyar proyectos específicos que requerían un impulso inicial; de igual forma logró prestigio de clientes que llegaron por la publicidad de boca en boca.

Desde 2010 a la fecha, la empresa ha logrado crecer 30 por ciento sus ingresos de forma anual, por la venta de servicios que les permitan a los investigadores consolidar un proyecto y con él concursar por recursos federales, así como generar un plan de negocios o localizar el inversionista ideal para el proyecto.

En 2015 ha logrado asesorar a 15 investigadores para concursar por recursos públicos y están en preparación de otros cinco más para conseguir fondos.

“Este año ha sido más duro en cuanto al fondeo. Tenemos proyectos de financiamiento de la UNAM y tenemos que empezar a vender o a transferir a empresas”, indicó Martínez.

En transferencia tecnológica tiene un proyecto sobre una desalinizadora que tiene como objetivo reducir la generación de residuos contaminantes, así como el proyecto de la vacuna antidrogas. De este último están por cerrar la adquisición de la tecnología con un laboratorio farmacéutico estadounidense, el cual hará las pruebas clínicas por un periodo de tres años, para después emprender la producción.

Para el 2016 Caramel espera conformar con socios un fondo de inversión privado, por 100 o 150 millones de pesos, para invertir en proyectos científicos dentro del sector salud.

CARAMEL TECH
Año de fundación: 2010
Actividad: Oficina de transferencia tecnológica, atracción de capital y comercialización
Sector: Salud y tecnología
Proyectos en proceso de transferencia: Desalinizadora y vacuna antidrogas