Empresas

Brasil y Colombia,
el otro ‘dolor de cabeza’ para Slim

Los resultados de América Móvil en Brasil y Colombia se han convertido en un dolor de cabeza para Carlos Slim. En el país carioca su negocio se ve afectado por la recesión; en el cafetalero por la regulación.
Itzel Castañares
28 junio 2016 23:10 Última actualización 29 junio 2016 4:55
Carlos Slim

Carlos Slim (Bloomberg)

No sólo México; Brasil y Colombia se han convertido en un ‘dolor de cabeza’ para el empresario Carlos Slim ante las dificultades que enfrentan estos países en materia económica y regulatorias, respectivamente, repercutiendo en los resultados de América Móvil (AMóvil).

Esos tres mercados concentran conjuntamente el 80 por ciento de las Unidades Generadoras de Ingresos (UGIs) de todo el grupo, es decir, la facturación derivada de los principales servicios que ofrece la compañía: líneas fijas, banda ancha y televisión.

De las ventas por servicios, Brasil le aporta el 45 por ciento, seguido de México con un 27 por ciento y Colombia, con 8 por ciento.

Alik García, analista del sector telecomunicaciones de Intercam, señaló que mientras las condiciones económicas de Brasil han afectado la rentabilidad de los negocios de AMóvil; en Colombia los cambios paulatinos en materia regulatoria son el factor que más le ha impactado, en un mercado en el que tiene una participación de más del 50 por ciento.

“La situación económica en Brasil ha afectado la rentabilidad de su principal negocio: la televisión de paga vía satelital, un segmento enfocado a la población de ingresos más bajos. En tanto, en Colombia, la regulación aplicada por la autoridad ha sido paulatina, pues cada año emite una regulación específica que le sigue afectando, a diferencia de México, cuya regulación se aplicó de un trimestre a otro”, agregó el experto.

De enero a marzo de 2016, Colombia registró una caída de 5 por ciento en ingresos totales derivado de la presión en el negocio móvil, que representa aproximadamente dos tercios de las ventas. En el mismo periodo, la facturación en Brasil bajó 1 por ciento, mientras que los ingresos por equipos cayeron 22 por ciento y 9 por ciento en términos de suscriptores.

Al primer cuarto del presente año, Brasil tuvo una participación de 18.6 por ciento en los ingresos totales de AMóvil, 2.9 por puntos porcentuales menos que el 21.15 por ciento de igual lapso de 2015.

En cuanto al flujo operativo (EBITDA), la división carioca tuvo una participación de 17.6 por ciento respecto al 17.9 por ciento de los tres primeros meses del 2015.

José Felix, director general de las operaciones de Claro (marca de América Móvil) en Brasil, anunció en la primera semana de junio que AMóvil evaluaba reducir entre 10 y 20 por ciento sus inversiones destinadas a la región para este año si la economía de ese país ‘no levantaba’.

En el primer trimestre de 2016, la economía de Brasil, uno de los 26 países donde opera AMóvil, decreció 5.4 por ciento en el primer cuarto de 2016, la quinta contracción trimestral consecutiva.

En el caso de Colombia, su peso en ingresos se redujo de 8 a 7 por ciento, entre el primer trimestre de 2015 y el mismo lapso de 2016 y en EBITDA de 10 a 9 por ciento, en el mismo lapso. En lo que va de este año, la moneda de ese país se ha depreciado 4.95 por ciento frente al peso; en tanto que el real brasileño ha perdido 11.83 por ciento de su valor ante el peso mexicano.

Daniel Hajj, CEO de AMóvil, dijo a principios de este año durante una conferencia telefónica con inversionistas que la devaluación del peso aumentó todos sus costos no sólo en México, sino también en Brasil y Colombia.

“Nuestros programas de control de costos son muy importantes. A medida que los tipos de cambio van al alza, nuestros costos en dólares se incrementan, así que tenemos que revisarlos y trabajar en todos los costos de la compañía”, dijo en ese entonces el ejecutivo.

REVISAN A CLARO

En Colombia, las cosas no marchan del todo bien. A principios de este mes la Superintendencia de la Industria y Comercio (SIC) de aquel país sancionó a Claro (marca de AMóvil) por incurrir en actos de competencia desleal al violar las normas de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) que impuso el esquema de cargos asimétricos por interconexión, dijo Germán Darío Arias Pimienta, director ejecutivo de CRC Colombia.

“La ley definió la asimetría. Claro interpretó la ley de una manera en la que no aceptaba la imposición de la ley con esas medidas. La Superintendencia puso un freno y la empresa tuvo que aceptar los pagos de cargos de acceso diferenciales”, agregó.

Tan sólo al cierre del primer trimestre de 2016, la base de suscritores móviles de la firma sumó 702 mil desconexiones de prepago, quedando en 28.3 millones de líneas. Además, Colombia evalúa el segmento de voz y datos móviles para determinar el papel de AMóvil en ese mercado, revisión que en opinión de Arias Pimienta, permitirá definir el estatus de las medidas asimétricas que tiene Claro Colombia.

“Aún no tenemos clara esa definición, estamos en un proceso regulatorio periódico de revisión de mercados relevantes. Será en octubre de este año cuando sabremos si las medidas debemos cambiarlas o mantenerlas”, indicó el ejecutivo de CRC.

Da clic en la imagen para agrandarla

los ingresos