Empresas

Bazares: la apuesta de diseñadores mexicanos

La originalidad, el valor agregado y la comercialización de productos mexicanos, son algunas de las características que poseen los bazares de diseño que  han marcado tendencia en la Ciudad de México desde hace casi una década.
Ana Valle
03 junio 2014 22:36 Última actualización 04 junio 2014 5:0
Bazares de diseño.

El concepto de bazar era incomprendido y subestimado entre los consumidores mexicanos. (Édgar López)

Desde hace casi una década, los bazares de diseño comenzaron a dar la vuelta a la Ciudad de México con una oferta de productos que reúne tres características: originalidad, valor agregado y ser totalmente mexicanos.

El concepto de bazar inicialmente no era comprendido entre los consumidores mexicanos, quienes llegaron a confundirlos con tianguis y a subestimar el valor de los productos que los emprendedores y diseñadores ofrecían, que van desde productos gastronómicos, de diseño de interiores, ropa, muebles e incluso, zapatos.

De forma itinerante, una vez al mes o cada dos semanas, estos eventos ya marcan una tendencia en la ciudad, coincidieron sus organizadores.

Carolina Kopeloff, organizadora y fundadora de Fusión Casa de Diseñadores, recuerda que hace 10 años, a su llegada a México desde Argentina huyendo de la crisis, los bazares de diseño eran prácticamente inexistentes y fue una tarea difícil llegar al público con un proyecto que entonces era único.

Fusión arrancó en diciembre de 2003 con Kopeloff haciendo accesorios y su amigo Manuel fabricando zapatos. Comenzaron a organizar eventos itinerantes alrededor de la Ciudad de México a lo largo de nueve años, hasta fundar hace un año lo que ahora es la casa de diseñadores en la colonia Juárez.

Queremos acercar el diseño al público y al público al diseño”, comentó Kopeloff. Su bazar hoy alberga a más de 30 marcas de diseño y es visitado por alrededor de 10 mil personas mensualmente.

Otros aún son itinerantes, como Retro Bazar y Tráfico Bazar.
Giovanni Zúñiga y Ruth Ibáñez, de 22 años, fundaron Retro Bazar en octubre de 2013, ofreciendo marionetas y artículos decorativos pintados a mano.

“Es muy difícil encontrar puntos de venta, en los bazares que hay nos rechazaban, no contestaban los mails o hay algunos donde sólo confluyen amigos y no les brindan espacio a marcas nuevas”, dijo Ibáñez.

Retro Bazar reúne en la colonia Roma a al menos a 60 marcas en un espacio que ellos rentan y acondicionan para los expositores, quienes subarrendan el espacio por entre mil 100 y mil 500 pesos, por el fin de semana que dura el evento.

En 2009, con amigos de la preparatoria, Mariana Valdelamar fundó Tráfico Bazar, con un proyecto de tenis pintados a mano. Cuatro años más tarde, el bazar tiene una afluencia de más de 5 mil personas por fin de semana y junta entre 90 y 100 marcas en cada edición.

Tráfico se encuentra en el Centro Gallego en la colonia Roma y en otras ocasiones está en el Museo de Culturas Populares, en Coyoacán.

Uno de los obstáculos de este tipo de proyectos es la falta de apoyo de las autoridades, señalaron los organizadores.

“Una vez nos cobraron 30 mil pesos por un permiso que al día siguiente ya no teníamos y no pudimos hacer la edición del bazar”, recordó uno de ellos.

Ana Castañeda, quien produce alimentos artesanales como salsas, comentó que a un año de que iniciara su proyecto 13.21, los bazares han significado una plataforma importante para el crecimiento de su compañía.

CARACTERÍSTICAS

Duración: 2 a 3 días en fin de semana, cada mes o bimestre
Productos: Diseño, gastronomía, ropa, muebles, decoración
Expositores: 30-90 por edición
Visitantes: 5,000-10,000 por edición
Ubicación: itinerantes o fijos