Empresas

Bachoco, con más 'producto de gallina' le gana a firmas brasileñas

Las empresas brasileñas, desde JBS hasta BRF, que han dominado el mercado avícola en los últimos 10 años ahora ven 'empañado' su desempeño por una firma mexicana. 
Bloomberg
12 julio 2017 12:37 Última actualización 13 julio 2017 4:55
Bachoco

Bachoco (Bachoco)

Las compañías brasileñas de alimentos, desde JBS hasta BRF, han dominado el sector durante los últimos 10 años, eclipsando a la verdadera joya de América Latina: Industrias Bachoco

La productora avícola mexicana ha superado el desempeño de sus pares brasileñas de forma constante y por amplio margen.

El precio de sus acciones ha subido a más del triple desde 2012, cinco veces más que el alza del 55 por ciento de Minerva. Ha tenido ganancias cada año desde 2009.

Ninguna compañía brasileña puede jactarse de un éxito similar. De hecho, Marfrig tuvo pérdidas de mil 200 millones de dólares en el mismo período a pesar de contar con el doble de ingresos.

Por otra parte, Bachoco se negocia a múltiplos más altos que la mayoría de sus pares brasileñas. No está nada mal para una compañía cuya capitalización de mercado es de sólo un tercio de la de sus mayores rivales brasileñas, las cuales, por supuesto, son mucho más grandes en términos de lo que producen y dónde operan.

La compañía, que tiene sede en Celaya, no contestó a solicitudes de declaraciones.

La brecha entre las empresas brasileñas y las mexicanas podría explicarse por sus diferentes estrategias: mientras que en Brasil las compañías desde JBS hasta Marfrig se endeudaron con fuerza para expandirse con rapidez en el exterior por medio de adquisiciones y con nuevos productos, Bachoco se concentró en la eficiencia, según Pedro Leduc, un analista de Banco JPMorgan que se sorprendió ante los retornos y la estabilidad de los márgenes.

“En un sector cíclico uno puede tratar de protegerse mediante la diversificación, en diferentes proteínas y geografías, o limitarse a acumular dinero y a hacer lo que mejor sabe hacer, y ésa ha sido su estrategia”, dijo Leduc. “No es probable que tomen medidas audaces. Se atienen a su negocio central”.

SIN VENTAJAS NATURALES

Bachoco no tiene ventajas competitivas naturales, destacó Leduc: México es un importador neto del maíz y la soja con que se alimenta a los pollos; Bachoco vende en su mayor parte carne fresca, que está muy sujeta a fluctuaciones; y la compañía no tiene conexiones con los florecientes mercados asiáticos.

Al depender casi exclusivamente del mercado mexicano, está más expuesta a los altibajos de la economía local, así como a amenazas sanitarias como la gripe aviar.

A largo plazo, por otra parte, sus pares brasileñas siguen estando mucho mejor posicionadas para aprovechar la creciente demanda de carne de los mercados emergentes.

Sin embargo, las limitadas perspectivas de crecimiento de la compañía parecen quedar más que compensadas por la fortaleza de su balance y los retornos.

Mientras que las grandes productoras cárnicas brasileñas han acumulado una deuda neta de por lo menos 3.9 veces las ganancias antes de intereses y otras partidas, Bachoco tiene más dinero que deuda.

Parte de la bonanza brasileña se debió al Banco Nacional de Desarrollo, el BNDES. Su brazo de inversión inyectó alrededor de 12 mil millones de reales a las compañías cárnicas en el transcurso de 10 años. Casi la mitad de esa suma se destinó al financiamiento de las adquisiciones de JBS en Estados Unidos, como la de Swift & Co., un caso que ahora se investiga por presuntas irregularidades.

empresas
: