Empresas

Empresas apuestan por abrir sus propias escuelas

Firmas como Nissan, Liverpool y General Motors optan por educar a su personal ante la desconexión de las universidades de la necesidades de los empleadores.
Axel Sánchez
02 junio 2016 21:6 Última actualización 03 junio 2016 4:55
Daimler Nissan

Nissan ofrece la licenciatura en mantenimiento mecánico. (Bloomberg)

Las universidades están tan desconectadas de las necesidades de los empleadores que 69 por ciento de las compañías considera que su principal reto en la búsqueda de talento es la formación completa de los egresados para cumplir con sus necesidades, según una encuesta de la firma de reclutamiento Hays.

Por ello, en la última década aumentó de manera acelerada el número de empresas que decidieron abrir centros de capacitación en México llamados “universidades corporativas”. Se trata de un modelo de desarrollo de personal que busca crear el talento necesario para seguir impulsando los planes de crecimiento de las organizaciones.

Información del Banco Mundial destaca que en 2006, alrededor de 25 por ciento de las empresas de México ofrecía capacitación formal a sus empleados, para 2011 esta cifra subió a 50.8 por ciento y se estima que en 2015 llegó a más de 60 por ciento.

“En América Latina se capacitan 32 horas por empleado anualmente, cada hora tiene un costo promedio de 10 dólares, por ello nos da un costo de 320 dólares por persona. Si hay sectores que han crecido en este tema, pero principalmente son dos; energético y financiero”, dijo Alejandro Cristerna Guzmán, director de vinculación estratégica y vicerrector de Investigación, Posgrado y Educación Continua del Tecnológico de Monterrey.

Empresas como Nissan, Liverpool, Nacional Financiera, General Motors, Tyson y BBVA Bancomer son algunas de las que decidieron impulsar este modelo, donde se estima que al año llegan a invertir de 100 a 200 millones de pesos.

“Son entidades respaldadas por instituciones de educación (privada o pública) que apoyan una formación que atienda las necesidades una empresa”, explicó Manuel Valencia, director de la carrera de Negocios Internacionales y del Bachelor in International Bussiness (BIB) del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

Se trata de un gasto que consideran necesario porque no hay profesionales que cubran sus necesidades, aunque el riesgo que tienen es que haya empresas que se roben el talento formado.

“Hay un cuello de botella. Aproximadamente el egresado de una escuela se incorpora a nuestras líneas de producción y la industria, dependiendo del tipo que sea; el entrenamiento tarda de 6 a 18 meses antes de que el muchacho pueda ser productivo en la empresa, son de 6 a 18 meses de tener un salario y un costo extra sin que esta persona pueda ser rentable, y en ocasiones después de 18 meses de que lo entrenaste se te va a otra empresa que no entrena, entonces tienes que capacitar a 10 para quedarte con 7 o 6”, dijo Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Valencia destacó que una forma de medir si están funcionando las inversiones en capacitación es con el índice de rotación de empleados, porque el reponer un cargo resulta más costoso para la empresa.

“También hay algunas empresas que ellos mismos certifican a su personal, pero hay otras que se apoyan de instituciones externas (como el Tecnológico de Monterrey) para validar los conocimientos adquiridos por su empleado”, agregó.

General Motors tiene desde hace 62 años su centro de capacitación.
“La Universidad imparte más de 56 mil cursos al año. Capacitamos en más de 20 ciudades y contamos con la tecnología necesaria para impartir cursos incluso a distancia, con lo que podemos extender a todas las localidades nuestro brazo de capacitación”, señaló la automotriz en un comunicado.

UNIVERSIDAD NISSAN 

En marzo, Nissan abrió su propia universidad corporativa con la finalidad de elevar el nivel de educación formal y validar oficialmente las habilidades de los empleados de la compañía, potenciando su competitividad, así como incrementando el sentido de pertenencia y la retención de talento.

Germán Alvarado, director de la Universidad Nissan, reveló que preparan a 45 empleados para tener la carrera de técnico superior en mantenimiento en el primer semestre de 2016, que son empleados destacados con 8 años de experiencia en la empresa, pero no tienen una carrera universitaria, pues son técnicos de bachiller.

“Este año estaremos preparando a 90 personas (juntando los dos semestres de 2016), pero en 2017, con una segunda carrera (técnico superior en producción) que abriremos, queremos aumentar hasta 180 trabajadores estudiando en la Universidad Nissan”, explicó.

La carrera es de un año y es respaldada por el Instituto de Educación de Aguascalientes, que está incorporada a la Secretaría de Educación Pública; los profesores que la imparten son desde académicos, hasta técnicos con experiencia de Nissan.

“Nosotros con el Instituto de Educación de Aguascalientes tenemos que validar nuestros planes de estudio”, señaló Alvarado.

empresas instaladas