Empresas

Alertan sobre concentración móvil en América Latina

América Latina se caracteriza por registrar una alta concentración en los mercados móviles, y América Móvil, empresa de Carlos Slim, se ubica como agente económico preponderante en México y Colombia.
Itzel Castañares
09 noviembre 2016 0:6 Última actualización 09 noviembre 2016 10:14
Usuario de smartphone

Usuario de smartphone. (Bloomberg/Archivo)

La alta concentración en el mercado móvil de América Latina ha generado alerta entre los órganos regulatorios y competidores que participan en los diferentes mercados debido al riesgo de incurrir en prácticas anticompetitivas.

México y Colombia destacan del resto de países por la aplicación de medidas asimétricas a los agentes económicos preponderantes, que en ambos casos es América Móvil (AMóvil).

De acuerdo con un análisis de The Competitive Intelligence Unit (CIU), la falta de competencia en telecomunicaciones está directamente ligada con la concentración de mercado o posicionamiento de uno o un reducido número de proveedores de servicios que atienden a la mayor parte de los consumidores, un factor que los aventaja frente a estos y sus competidores.

“América Latina se caracteriza por registrar una alta concentración en los mercados móviles. En promedio, la región registró un nivel de IHH (índice de concentración) de 3 mil 833 puntos, con 55 por ciento de los 18 países analizados por debajo de este umbral”, señala el informe.

En ese sentido The CIU detalló que particularmente Brasil destaca como el mercado menos concentrado con un IHH de 2 mil 447, siendo este el único que se encuentra en la categoría de moderada concentración entre los países de la región. Por el contrario, Honduras se identifica como el mercado más concentrado con un IHH de 5 mil 220 puntos.

Para calcular la concentración de mercado se utiliza el Índice de Herfindahl-Hirschman (IHH), que consiste en sumar el cuadrado de las participaciones de mercado de cada empresa u operador. Radamés Camargo, analista de The CIU, subrayó que, por un lado, la participación de mercado excesiva implica poder de mercado, lo que deriva en el control de los precios de algunos insumos y de los costos que se cobran entre operadores.