Empresas

Aeroméxico, en la mira de Cofece por presunta colusión

De acuerdo con fuentes, el regulador antimonopolios habría solicitado a la empresa información sobre los acuerdos y alianzas que sostiene con otras aerolíneas. 
Reuters
09 julio 2015 13:36 Última actualización 09 julio 2015 14:30
Avión de Aeroméxico en el aeropuerto de Cancún

Avión de Aeroméxico en el aeropuerto de Cancún. (Eladio Ortiz)

Grupo Aeroméxico está en el centro de una investigación de la Comisión Federal de Competencia (Cofece) por presunta colusión, que la llevó a realizar una redada en la principal oficina de la empresa a inicios del año, dijeron dos personas con conocimiento del tema.

La Cofece solicitó a Aeroméxico información sobre sus acuerdos y alianzas con otras líneas aéreas, dijeron las fuentes. Las personas solicitaron el anonimato porque los detalles de la investigación no se han hecho públicos.

Reuters no pudo verificar con quién, presuntamente, podría haberse coludido Aeroméxico.

La empresa forma parte de la alianza SkyTeam, tiene numerosos códigos compartidos y actualmente está tratando de obtener la inmunidad antimonopolio para conformar una alianza con Delta Air Lines, que tiene una pequeña participación accionaria en la aerolínea mexicana.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos inició una investigación similar, por separado, en torno a si aerolíneas estadounidenses colaboraron ilegalmente para mantener elevadas las tarifas aéreas al indicar planes para limitar vuelos.

La investigación mexicana podría servir como un caso de prueba para la ley de competencia de México, que busca poner fin a sectores altamente concentrados como el bancario, de telecomunicaciones y el de transporte.

También significa que las alianzas entre aerolíneas están bajo la lupa.

A comienzos del año, funcionarios de la Cofece acudieron a las oficinas centrales de Aeroméxico sin previo aviso como parte de la investigación, dijeron las fuentes. Los investigadores estuvieron ahí hasta la mañana siguiente, haciendo copias de documentos y discos duros para llevárselos consigo.

Un portavoz de Aeroméxico declinó responder a las preguntas sobre la investigación e hizo referencia a un aviso de la empresa después del anuncio de abril de la Cofece, en el que aseguraba que cooperaría con las autoridades.

Archivos judiciales muestran que Aerolitoral SA de CV, el nombre de la pequeña línea aérea doméstica de Aeroméxico, solicitó un interdicto en febrero en contra de la visita de verificación u operativo sorpresa.

Cofece dijo en abril que investigaba posibles "prácticas monopólicas absolutas" en el transporte de pasajeros y/o en carga, pero no nombró a las empresas presuntamente involucradas.

El operativo en Aeroméxico es el único hasta ahora en lo que va de la investigación, de acuerdo con una de las fuentes.

Las empresas que hayan incurrido en colusión podrían recibir una multa de hasta el 10 por ciento de sus ingresos, se prohibiría a sus directivos ocupar un cargo por hasta cinco años o incluso serían condenados a prisión por hasta 10 años, de acuerdo con la nueva ley de competencia mexicana.

Si Aeroméxico y Delta logran la inmunidad antimonopolio en México y Estados Unidos para concretar su alianza, los pasajeros podrían hacer reservaciones, comprar y volar de forma indistinta entre ellos, de acuerdo con su solicitud presentada en marzo.

Delta posee una participación del 4.17 por ciento en Aeroméxico y su presidente, Ed Bastian, forma parte de los consejos de ambas empresas. En mayo, Barclays Capital Securities Ltd adquirió 8 por ciento de Aeroméxico en una compra vinculada a una operación de derivados con Delta "la cual puede o no establecerse en acciones".

Delta no pudo ofrecer comentarios de inmediato.

Las otras tres grandes aerolíneas mexicanas son Interjet, Volaris y Vivaaerobus. Aeroméxico también tiene un acuerdo de código compartido con la regional Aeromar.

El director ejecutivo de Volaris, Enrique Beltranena, dijo en una conferencia telefónica en abril que Volaris no era parte de la investigación.

Un portavoz de Vivaaerobus dijo que la empresa estaba cooperando con la investigación. Interjet declinó comentar y Aeromar no respondió a una petición de información.

Los investigadores no necesitan una orden firmada por un juez para llevar a cabo redadas en México, sólo la causa objetiva de que podría haber colusión, aunque las visitas sorpresa después están sujetas a una revisión judicial.

La visita a Aeroméxico fue una de las primeras bajo la nueva ley de competencia, aprobada en 2014, que algunos juristas han descrito como una de las más severas del mundo.

La investigación por posible colusión es un asunto separado de una indagatoria sobre la frecuentemente opaca asignación de slots en el aeropuerto de Ciudad de México y del proceso regular de aprobación de inmunidad antimonopolio con Delta.