Empresas

Aeroméxico e Interjet ‘despegan’ negocio con Sudamérica

En los primeros ocho meses de 2017, más de un millón de pasajeros provenientes de países de América del Sur llegaron a México, 19 por ciento más que en el mismo lapso de 2016. 
Everardo Martínez
12 octubre 2017 21:39 Última actualización 13 octubre 2017 4:55
avión

avión

La estrategia implementada desde hace una década por la Secretaría de Turismo para diversificar los mercados de origen de viajeros ha sido aprovechada por Aeroméxico, Interjet y empresas sudamericanas como LATAM, Avianca y Aerolíneas Argentinas.

En los primeros ocho meses de 2017, el número de extranjeros que llegaron a México provenientes de países de América del Sur sumó un millón 190 mil personas, 19 por ciento más que el mismo lapso de un año antes, cuando se observó un alza de 2.4 por ciento, según datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación.

El negocio del flujo de pasajeros entre México y esos países latinoamericanos tiene un valor de más de 3 mil millones de dólares al año, según la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) y datos de la Segob.

Expertos explicaron que este aumento obedeció a factores como la depreciación del peso frente a las monedas de los países de donde proceden los viajeros; lo barato que resulta México para esos turistas respecto a destinos como Estados Unidos o Europa; el clima, una mayor promoción y oferta de asientos de las aerolíneas, así como la flexibilización en el visado.

“Ahora mismo México es un país más abierto que la Unión Europea y que Estados Unidos; es un factor que contribuye a recibir a más visitantes (de esa zona)”, explicó Carlos Vogeler, director-secretario ejecutivo de relaciones con los miembros de la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Entre enero y agosto de 2017, el número de viajeros que llegó a México procedente de Argentina aumentó 26 por ciento; 24 por ciento desde Brasil, 23 por ciento provenientes de Chile; y un 19 por ciento en el caso de los originados en Perú.

En la propia Latinoamérica hay países que van constituyendo, gracias a sus mejoras económicas en las clases medias, una oportunidad para diversificar mercados y no depender tanto de un solo emisor de viajeros”, expuso Vogeler.

“Desde hace unos dos años y ocho meses se eliminaron las visas para los países que son más emisores (de viajeros) y próximamente se liberará la de Bolivia que es un mercado potencial grande. Además se han instalado más consulados y eso agiliza el visado”, destacó Armando Bojórquez, presidente de la Confederación de Asociaciones Turísticas de América Latina.

Jorge Goytortua, director de ventas de Aeroméxico, reveló que han aumentado 33 por ciento la oferta de asientos a Lima y Bogotá, y que pasarán de 7 a 12 y de 7 a 11 frecuencias semanales entre Brasil y Argentina, respectivamente.

“Seguimos desde hace muchos años el desarrollo económico de la región. Creemos en la fortaleza de Chile, Colombia, Perú y Brasil, que se está recuperando como Argentina”, añadió.

Héctor Iriarte, CEO de LATAM para México, dijo que desde febrero de 2017 la empresa expandió 23 por ciento su oferta de asientos desde Santiago de Chile al incorporar equipos Boeing 787.

Por su parte, Fernando Olivera Rocha, presidente de la Asociación de Secretarios de Turismo de México, señaló que los destinos nacionales ofrecen más valor que otros internacionales por el dinero que se paga.

“aerolineas”


MÁS BARATO A MÉXICO
Un sondeo de El Financiero revela que un viaje de Buenos Aires a Cancún por Aeroméxico cuesta mil 703 dólares, 38 por ciento más económico que de la capital de Argentina a Ibiza, donde sale en 2 mil 735 dólares.

Un vuelo con LATAM de Sao Paulo a la CDMX está en mil 230 dólares, 56 por ciento más económico que del mismo lugar en Brasil a Los Ángeles por American Airlines.

“Los tipos de cambio también nos han ayudado y eso abona a que sea más atractivo el país en su conjunto”, dijo Olivera Rocha.

Según datos del Banco de México, al cierre de septiembre de 2017, el peso mexicano se depreció 34 por ciento frente al peso argentino en los tres últimos años, mientras que, ante el real brasileño, el peso chileno y el peso peruano, la moneda nacional perdió 3.9, 3.6 y 2.8 por ciento anual, respectivamente.

: