Empresas

Aerolíneas de bajo costo superan a Aeroméxico
en primer trimestre

Mientras que el tráfico doméstico de Aeroméxico cayó 1.1 por ciento en los tres primeros meses del 2016, el de Volaris creció 35.3 por ciento y el de Interjet aumentó 10 por ciento.
Everardo Martínez
18 abril 2016 20:43 Última actualización 19 abril 2016 4:55
[ Las condiciones meteorológicas adversas de finales de septiembre impactaron negativamente los ingresos de Volaris con 100 mdp/Bloomberg] 

[ Las condiciones meteorológicas adversas de finales de septiembre impactaron negativamente los ingresos de Volaris con 100 mdp/Bloomberg]

La competencia de aerolíneas de bajo costo provocó que Aeroméxico sacrificara participación de mercado por rentabilidad y registrara de enero a marzo de 2016 su peor trimestre en tráfico doméstico desde 2013.

De acuerdo con datos reportados por la empresa a la Dirección General de Aeronáutica Civil, la aerolínea dirigida por Andrés Conesa alcanzó en el acumulado de los 3 primeros meses del año 2 millones 944 mil pasajeros, desde los 2 millones 977 mil del mismo periodo de 2015, una baja de 1.1 por ciento.

En contraste, Volaris reportó un incremento de viajeros de 35.3 por ciento entre enero y marzo de 2016, al transportar a 2 millones 743 mil personas. E Interjet aumentó 10 por ciento su número de pasajeros transportados, a un millón 311 mil personas. Para Marco Montañez, analista de Vector Casa de Bolsa, la aerolínea perdió pasajeros domésticos ante la competencia de las aerolíneas de bajo costo.

“La presión del mercado es bastante fuerte en temas de tarifas y por eso Aeroméxico está sacrificando participación de mercado para mantener rentabilidad en cierto punto, esto es producto del entorno competitivo en el país con aerolíneas de bajo costo”, comentó.

“La empresa está metiendo aviones más grandes que apuntan a rutas internacionales, como el Boeing 787-8 Dreamliner, o los 737-800, los cuales suman más oferta internacional”, dijo Montañez.

Gerardo Herrera, especialista de turismo de la Universidad Iberoamericana, consideró que la desaceleración de la economía mexicana se tradujo en un impacto en el consumo.

“El gasto turístico es discrecional porque viene después de haber cubierto lo necesario y ahí le afectaron sus tarifas aéreas”, dijo.