Empresas

Abengoa analiza pedir protección contra acreedores;
acción cae hasta 69%

La empresa de energía renovable anunció que estaba buscando protección preliminar contra los acreedores tras el fracaso de las negociaciones con un nuevo inversor, por lo que sus acciones sufrieron una caída récord en la Bolsa de Madrid.
Bloomberg
25 noviembre 2015 11:14 Última actualización 25 noviembre 2015 16:57
Abengoa

Abengoa. (Cortesía)

Las acciones de Abengoa SA sufrieron una caída récord en la Bolsa Madrid después de que la empresa de energía renovable afectada anunciara que estaba buscando protección preliminar contra los acreedores tras el fracaso de las negociaciones con un nuevo inversor. De realizarse, sería la mayor preconcurso de acreedores en la historia de España.

Los 500 millones de euros (530 millones de dólares) de bonos de Abengoa que vencen en marzo llegaron a caer 51 centavos por euro y quedaron en 12 centavos este miércoles, mientras que sus 550 millones en bonos en euros con vencimiento en febrero de 2018 llegaron a caer tanto como 32 centavos y quedaron en 9.8 centavos, según datos compilados por Bloomberg. Sus acciones B se hundieron hasta 69 por ciento para después cerrar en 54 dólares la acción, un mínimo histórico.

Abengoa, que emplea a más de 24 mil personas en todo el mundo, viene buscando tranquilizar a los inversores asegurándoles que puede generar suficiente dinero para honrar su montaña de cerca de ocho mil 900 millones de euros en deudas brutas consolidadas. Este mes, la empresa con sede en Sevilla dijo que Gonvarri Corporación Financiera, unidad del grupo industrial Corporación Gestamp, se transformaría en su accionista principal tras acordar la adquisición de una participación del 28 por ciento inyectando fondos nuevos, pero ese acuerdo no se logró, informaron ambas empresas este miércoles.

“El futuro de la empresa luce muy negro”, dijo Carlos Ortega, operador de Beka Finance Sociedad de Valores. “Tiene una cantidad tremenda de deudas que ningún banco quiere refinanciar y ahora hasta sus socios se están alejando”.

Este mes, Abengoa informó una pérdida para los primeros nueve meses del año. Deloitte, que realizó la auditoría, dijo que las pérdidas de Abengoa, la caída de sus acciones y sus dificultades para acceder a financiamiento podrían generar “importantes dudas” sobre su capacidad de seguir operando.

“La reacción en el mercado es enorme”, dijo Felix Fischer, analista de crédito de la empresa de investigación independiente Lucror Analytics en Singapur. “Una reestructuración financiera sería un proceso muy desordenado y prolongado. Hay muchas capas distintas de distintos pasivos”.

La semana pasada, Moody’s Investors Service le bajó la nota crediticia a la empresa a B3, seis niveles debajo del grado de inversión. La agencia de calificación crediticia dijo que la cantidad de dinero disponible inmediatamente para Abengoa es “insuficiente” y que quizás el plan para recaudar capital por medio de una emisión de derechos y ventas de activos no alcance para impulsar la liquidez.

“Hoy es el día que muchos venían esperando”, dijo Amit Staub, gerente de cartera de Roxbury Asset Management en Londres, que no tiene bonos de la empresa. “Hace rato que Abengoa dividió al mercado entre los que aman el crédito y los que lo odian, como nosotros, porque su financiamiento es como una caja negra”.

PROYECTOS EN MÉXICO


La firma está presente desde 1979 en México, donde cuenta con amplia experiencia en el desarrollo y construcción de proyectos con el gobierno mexicano y para el ámbito privado.

En agosto, fue seleccionada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México para desarrollar la ingeniería y construcción de una red de transmisión de 21.1 kilómetros en Chihuahua, contrato con un importe de 17.3 millones de dólares.

Apenas en mayo, la empresa comenzó la construcción del parque eólico Tres Mesas en las ciudades de Llera de Canales y Casas, a unos 40 kilómetros al sur de Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Está contemplado que el parque produzca energía eléctrica equivalente al consumo anual de aproximadamente 71 mil hogares que será inyectada en la red de la CFE, bajo el esquema de abastecimiento.

Ese mismo mes, Pemex firmó un contrato con la española Abengoa y la italiana Enel para desarrollar una planta de cogeneración de energía eléctrica y térmica que surtirá a la refinería de Salina Cruz, Oaxaca. Las empresas informaron que la planta requerirá una inversión total de 950 millones de dólares.

En entrevista con El Financiero  a inicios de 2015, Manuel Sánchez Ortega, consejero delegado de la empresa, dijo que la firma planeaba invertir en los próximos tres años cinco mil millones de dólares en el país.

También señaló que 13 por ciento de los ingresos a nivel mundial de la firma provienen de México y la expectativa es que para el 2018 la participación se incremente hasta alcanzar el 20 por ciento.