Empresas

45% del terreno del AICM es de Aeroméxico, Volaris y otras

Alexandro Argudín, director general del AICM, aseveró que una vez que la nueva terminal aérea comience operaciones, los terrenos de la actual terminal podrán ser parte de un proyecto.
Everardo Martínez
23 septiembre 2015 22:34 Última actualización 24 septiembre 2015 9:51
Alexandro Argudín.

Alexandro Argudín, director general del AICM, explicó que se tiene que sanear el suelo y trasladar instalaciones de combustibles y ductos. (El Financiero)

CIUDAD DE MÉXICO.- El terreno disponible del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) podría reducirse 45 por ciento, a sólo 390 hectáreas, de un total de 710, por las instalaciones de empresas como Aeroméxico, Interjet y Volaris, así como por ASA y el Seneam.

Además, la propiedad quedaría dividida en dos, si las pistas se quedan como acceso a la nueva terminal, advirtió Alexandro Argudín, director general del AICM.

“Una vez que el nuevo AICM comience operaciones, los terrenos del actual aeropuerto podrán ser parte de un proyecto, sin embargo, hay espacios que permanecerán ocupados, luego de que se cierre el AICM”, comentó Argudín en el Foro Internacional La Gran Transformación Urbana: Aeropuerto y Ciudad.

Se trata de instalaciones del corporativo de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), del Seneam, así como de las aerolíneas Aeroméxico, Interjet, Volaris y plantas de combustibles, entre otras, detalló el directivo del AICM.

También adelantó que para el proyecto del terreno del AICM no se puede contar con las instalaciones de la extinta aerolínea Aviacsa.

“Tenemos temas jurídicos en lo que respecta a esos terrenos y no está clara su resolución”, dijo.

Además, una de las opciones que se tiene para el proyecto es que las pistas del aeropuerto se conviertan en parte del acceso al nuevo AICM, explicó el directivo.

“Si las pistas se mantienen, no para atender una actividad vinculada a los aterrizajes y despegues, sino como vías de acceso al nuevo aeropuerto, en total se trata de 320 hectáreas”, señaló.

Las pistas tienen una longitud de 4.2 kilómetros, por lo cual si se conservan, el espacio para el proyecto se dividirá en dos.

Por otro lado, dijo que hay otras instalaciones que sí pueden ser consideradas en el proyecto que se defina posteriormente.

PREVÉN RETRASO DE UN AÑO

Pese a que en numerosas ocasiones el gobierno federal ha asegurado que el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México arrancará operaciones el 20 de octubre de 2020, Alexandro Argudín, director general del actual puerto aéreo, previó que la apertura podría retrasarse un año.

El directivo explicó que se tiene que sanear el suelo, trasladar instalaciones de combustibles y ductos, principalmente, y son trabajos que no se pueden comenzar antes de que las actuales terminales dejen de operar.

“El nuevo aeropuerto podrá estar listo en 2020, pero pensamos que se puede retrasar un año”, indicó.

El desmantelamiento del AICM tomará al menos tres años, por lo que el terreno estaría listo en 2023.