Economía

Ventas de casas usadas
en EU caen más de lo esperado en agosto

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios informó que las ventas de casas usadas en la Unión Americana bajaron 4.8 por ciento, a una tasa anualizada de 5.31 millones de unidades, lo que representa una señal de cautela para el mercado de vivienda.
Reuters
21 septiembre 2015 9:24 Última actualización 21 septiembre 2015 9:53
[Las ventas de casas nuevas aumentaron 25.4 por ciento, a una tasa anual de 444 mil unidades./Bloomberg] 

Economistas consultados en un sondeo proyectaban un ritmo de 5.51 millones de ventas de casas usadas el mes pasado. (Bloomberg)

WASHINGTON.- Las ventas de casas usadas en Estados Unidos cayeron en agosto más de lo previsto, una señal de cautela para el mercado de la vivienda, que recientemente mostró signos de fortaleza.

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés) informó que las ventas de casas usadas bajaron un 4.8 por ciento, a una tasa anualizada de 5.31 millones de unidades.

Economistas consultados en un sondeo proyectaban un ritmo de 5.51 millones de ventas de casas usadas el mes pasado.


En la comparación interanual, las ventas subieron un 6.2 por ciento en agosto.


El declive de agosto podría haberse debido a que el aumento de los precios podrían haber marginado a algunos compradores potenciales, dijo el economista jefe de la NAR, Lawrence Yun.

Las ventas de viviendas bajaron más en el sur y oeste de Estados Unidos, áreas que habían registrado recientemente las mayores alzas de precios, agregó.

A nivel nacional, el precio promedio de las casas bajó levemente en agosto, a 228 mil 700 dólares. Eso aún es un 4.7 por ciento más que hace un año, pero dejó a la tasa interanual en su nivel más bajo desde agosto de 2014.

Los precios en el oeste subieron un 7.1 por ciento interanual.

El ritmo de ventas de julio fue revisado levemente a la baja, a 5.58 millones de unidades.

Una serie de enérgicos datos del mercado de la vivienda estadounidense han respaldado la visión de que la economía local está cobrando impulso y acercándose al punto en que la Reserva Federal elevará las tasas de interés para evitar que se sobrecaliente.

El ritmo de ventas en julio permaneció en máximos en ocho años, pese a ser revisado levemente a la baja el lunes.

Las acciones de las constructoras mantuvieron su avance tras la publicación de los datos y el índice inmobiliario PHLX subía un 0.8 por ciento.

Las acciones estadounidenses también subían, en general, y los rendimientos de la deuda del gobierno estadounidense operaban al alza.

El mercado de la vivienda ha estado aportando al crecimiento económico trimestral, aunque las ventas y construcciones de casas permanecen mucho más bajas que los niveles vistos en los años previos a la recesión de 2007-2009.