Economía

Ven riesgos en posibles cambios de reglas de Ronda Uno

Inversionistas y expertos coincidieron que la reducción en el monto de la garantía corporativa, propuesto por la Comisión Nacional de Hidrocarburos para la segunda convocatoria de la Ronda Uno, pondría en riesgo las facultades de las petroleras para la reparación de daños en caso de accidentes.
Sergio Meana
04 agosto 2015 0:14 Última actualización 04 agosto 2015 5:5
Diavaz

Grupo Diavaz fue una de las petroleras que se retiró de la Primera Convocatoria de la Ronda Uno. (Tomado de @CS_DIAVAZ)

CIUDAD DE MÉXICO.-Reducir el monto de 6 mil millones de dólares que deben comprobar las petroleras para participar en la Segunda Convocatoria de la Ronda Uno pondría en riesgo la habilidad de las empresas para reparar daños al medio ambiente en caso de un accidente, coincidieron analistas.

Luego de la Primera Convocatoria en la que se asignaron dos bloques de 14 posibles, el Órgano de Gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) discutirá hoy en Sesión Ordinaria cambios a las bases de la segunda convocatoria que ofrece nueve campos en cinco contratos para promover una mayor inversión en las próximas rondas.

Uno de los temas que inversionistas y expertos han señalado como un impedimento es ésta garantía corporativa de 6 mil millones de dólares, sin embargo para Gonzalo Monroy, director general de la consultora GMEC, reducirla mandaría un mensaje incorrecto.

“No creo que las tengamos que revisar, sinceramente creo que no se manda el mensaje correcto si la bajamos”.


“La razón de ser de esa garantía, si de pronto hubiera un derrame, tenemos que asegurarnos que la empresa que sea, que el operador que sea, tenga la capacidad de pagar y de remediar el daño”, señaló Monroy.

Woodside Petroleum, Grupo Diavaz y Pluspetrol dejaron de participar en la primera fase concretamente por esta razón, identificó Bloomberg.

En el caso de la revisión a estatutos que le corresponde regular a Hacienda, destacan los mínimos de las dos variables de adjudicación, los cuales para expertos de la industria, impidieron una mayor inversión en la fase anterior.

Sin embargo, en esta segunda licitación podrían no ser modificados puesto que el riesgo exploratorio de los campos ofrecidos ahora es mínimo. Así, tener mínimos de 40 por ciento o 25 por ciento sí hace sentido, de acuerdo con Monroy.

Otro aspecto a revisar será la ponderación en la fórmula de las dos variables que se licitan: la participación del Estado que vale 90 por ciento y la inversión adicional al programa mínima de trabajo que vale 10 por ciento.

Para George Baker, director general del sitio energía.com con sede en Houston, el revisar estas variables y el tener un criterio de desempate pudo haberle dado a Statoil el bloque 7 de la primera convocatoria.

“Si se tuviera mayor ponderación para la parte de inversión o un sistema de empate técnico, Statoil hubiera ganado y eso hubiera validado el sistema mexicano a nivel mundial, a nivel de los mercados”, señaló Baker.

Un cambio ya anunciado por el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, será que los inversionistas podrán presentar una segunda oferta en caso de que la primera no se ubique por arriba de los mínimos establecidos.