Economía

Variables juegan en contra de economía

China, los bajos precios del petróleo y la desaceleración inminente son algunas de las variables que juegan en contra de la economía nacional, alertó Raúl Martínez Ostos, presidente y director General de Barclays México.
Jeanette Leyva
02 mayo 2016 22:1 Última actualización 03 mayo 2016 8:45
Barclays México. (El Financiero)

Para Ostos el reto es atraer inversionistas que hagan equipo con las empresas mexicanas. (El Financiero)

Este año “está repleto de variables que hacen preocuparnos” porque varias de esas variables juegan en contra de la economía mexicana y hacen que México esté expuesto, explicó Raúl Martínez Ostos, presidente y director General de Barclays México.

En entrevista con El Financiero, Martínez Ostos, consideró que hay una serie de variables que están jugando no sólo en contra de México sino de la economía mundial, como es el tema de China, los bajos precios del petróleo, y la desaceleración inminente que se está dando “aun cuando hay datos alentadores, como Europa que se está recuperando”, lo que ha hecho que los mercados lo resientan.

“El tema del petróleo y la problemática de los países productores de ajustar su producción ha tenido un impacto muy fuerte sobre el precio. El caso de México en particular, todo mundo se preocupa del tipo de cambio, en buena medida ha reaccionado al tema del petróleo, que está conectado a mercados emergentes; pero México tiene una gran ventaja, aunque hay muchos riesgos, hay bases sólidas en términos de fundamentos macroeconómicos, centrado en la política fiscal y monetaria”.

Barclays dijo que tiene un estimado de crecimiento de 2.3 por ciento para México en este año, y aunque exista volatilidad, con la fortaleza macro se soporta.

La agenda de reformas estructurales toma tiempo y eventualmente tendrá un impacto importante sobe el crecimiento del país; un ejemplo es en el sector energético donde se atravesó la baja en los precios del petróleo, pero “al final se activará”.

“Al final la base está ahí, vamos a seguir muy expuestos a la volatilidad global, pero a medida de que las cosas se estabilicen México estará mejor parado ante la tormenta, no sólo de otros mercados emergentes sino de economías desarrolladas”.

El mayor reto consideró es que el país crezca más “ya que se tiene un problema social fuerte, el tema de seguridad es uno de ellos y preocupa a los inversionistas. Aunque afuera nos ven mejor que adentro, indicó.