Economía

Uruguay aumenta impuestos y corta gastos para bajar déficit

Aumento de impuestos a determinados sueldos y recorte de gastos son parte de las medidas que Uruguay implementará con el fin de reducir el déficit fiscal y ahorrar así 500 millones de dólares durante los siguientes cuatro años.
AP
23 mayo 2016 16:49 Última actualización 23 mayo 2016 16:49
uruguay

El ministro de Economía de Uruguay, Danilo Astori, presentó las medidas para reducir el déficit fiscal. (Reuters)

El gobierno uruguayo anunció el envío al Parlamento de una rendición de cuentas que incluye un aumento de los impuestos a algunos sueldos y jubilaciones y un recorte de gastos para bajar el déficit fiscal.

Con la iniciativa, el gobierno propone ahorrar 500 millones de dólares en lo que resta de la presidencia de Tabaré Vázquez, que concluye en 2020. De ese dinero, 350 vendrán del aumento impositivo y 150 del recorte de gastos.

"Hay un enlentecimiento del crecimiento que nos ha obligado a revisar nuestras previsiones", dijo el ministro de Economía Danilo Astori respecto a las cifras que presentó en 2015 en la ley de presupuesto 2015-2020. 

Según el ministro, con el ajuste anunciado se pretende llevar el déficit fiscal, que hoy se encuentra en 3.6 por ciento a un 2.5 por ciento.


Más temprano, en la mañana, en el interior del país, el presidente Vázquez había anticipado las medidas y las había justificado para mantener la confiabilidad de Uruguay.

"Para este gobierno, la mejor política social es generar puestos de trabajo dignos. Para que haya puestos de trabajo, tiene que haber inversión hacia el sector productivo y de servicios. Para lograr la llegada de inversiones es fundamental el equilibrio económico, político y social, porque nadie va a invertir en un país convulsionado".

Sin embargo, al anunciar las medidas concretas que se tomaron, el ministro Astori no eludió lo que llamó una "autocrítica que hay que tener siempre".

"Nos faltó mayor coordinación en las inversiones y nos faltó, y nos sigue faltando, mayor calidad en el gasto público", dijo en rueda de prensa, refiriéndose al manejo de la economía que ha hecho la coalición izquierdista Frente Amplio, en el gobierno desde hace 15 años.

La oposición criticó las medidas planteadas: "Los anuncios del gobierno confirman dos cosas: el fracaso en la gestión y la renuncia a defender al trabajo y a los trabajadores. Se aumentan los impuestos en forma permanente y se difieren algunos gastos. No hay equidad, ni Justicia, ni respeto por la sociedad", escribió en la red social Twitter el senador Jorge Larrañaga, del opositor Partido Nacional.

Astori señaló que el aumento en el impuesto a los salarios no afectará al 70 por ciento de los trabajadores y jubilados, sino solo al 30 por ciento que cobra más. El aumento impositivo comienza a regir para aquellos que ganan más de mil 40 dólares brutos.

En la campaña electoral, Vázquez había prometido que no habría más impuestos. Astori argumentó que lo prometido era que no habría nuevos impuestos, y que el actual ajuste no crea nuevos gravámenes, sino que actualiza los ya existentes.

Además, como medida de ahorro, la rendición de cuentas elevada al Parlamento señala que en la administración central del estado, por cada tres funcionarios que egresen solo ingresarán dos. Y se les pedirá a las empresas públicas que sigan la misma política, agregó el ministro.

También se recortará la asistencia del estado a la caja de jubilación de los militares. Asimismo, Astori anunció que para las compras que se realicen con medios electrónicos habrá una rebaja del impuesto al valor agregado del 2 por ciento. En Uruguay el IVA es del 22 por ciento.

Las medidas deben ser aprobadas ahora en el Parlamento, donde el Frente Amplio tiene una exigua mayoría de un voto en cada cámara.

En marzo el Parlamento debió aprobar una inyección de capital por 872 millones de dólares a la mayor empresa del país, la petrolera estatal ANCAP, cuyos balances durante el gobierno de José Mujica (2010-2015) arrojaron cientos de millones de dólares de pérdidas.