Economía

Tuvo fortuna de 34,500 mdd, y hoy duerme en una celda de 15 m2

El brasileño Eike Batista tiene en su historia el haber pasado de ser el octavo hombre más rico del planeta, a ser el primer "multimillonario negativo"
Bloomberg
13 febrero 2017 9:34 Última actualización 13 febrero 2017 9:36
Etiquetas
eike

(Bloomberg)

Eike Batista salió de un problema de mil millones de dólares justo a tiempo para caer en otro: la cárcel.

Tras convertirse en el octavo hombre más rico del mundo en su mejor momento a comienzos de 2012, el magnate brasileño perdió 35 mil  millones de dólares en un solo año por el colapso de su imperio de materias primas.

La cosa se puso tan fea que él se transformó en el primer “multimillonario negativo” (con un negativo de nueve ceros) conocido en el mundo.

Sin embargo, tras pagar algunas deudas y reestructurar uno que otro acuerdo, parecía estar recuperándose hasta cierto punto. Incluso su fortuna personal repuntó a terreno positivo que según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg está valuada en cerca de 100 millones de dólares.

Luego, a fines de enero, lo arrestaron y acusaron de lavado de dinero y corrupción.

Hoy pasa sus días en una celda de 15 metros cuadrados en una cárcel de Río de Janeiro famosa por sus peleas mortales entre pandillas y temperaturas abrasadoras.

Y eso no es todo: enfrenta más acusaciones civiles en Florida y las Islas Caimán, donde se le acusa de haber escondido ilegítimamente millones de dólares offshore antes de que los investigadores brasileños pudieran encontrar los activos.

Entre las acusaciones presentadas en tribunales figura una de que Batista, siguiendo el consejo de un asesor espiritual llamado Ubirajara Pinheiro, tiró unos 130 mil dólares en monedas de oro al Atlántico el año pasado desde la cubierta de un yate engalanado con flores y perfumes para la ocasión.

“Toda esa riqueza de la que hablaban todos”, dijo Pinheiro en entrevista telefónica desde Río, “no creo que le diera buenos fluidos”.

Entonces, explicó Pinheiro, él aconsejó a Batista hacer las paces con la diosa marina Lemanjá devolviéndole oro a la naturaleza tras sus años de extracción de minerales.

Los abogados de Batista no respondieron inmediatamente a solicitudes de comentarios sobre la ceremonia de las monedas de oro.

El 30 de enero, su abogado defensor dijo a periodistas que el objetivo principal es preservar la seguridad personal de Batista y que no había establecido una estrategia legal.

Batista y un asociado supuestamente pagaron 16.5 millones de dólares en sobornos al exgobernador de Río de Janeiro Sérgio Cabral mediante cuentas offshore, según un comunicado de los fiscales brasileños.

Cabral negó haber actuado ilegalmente.

En el cénit de su imperio, la fortuna personal de Batista alcanzó los 34 mil 500 millones de dólares.

Se promocionaban sus empresas como gigantes emergentes en industrias que iban desde el transporte marítimo y la logística hasta la energía y la minería.

Él incluyó la letra X en muchos de sus nombres para representar la multiplicación de valor. El fin del boom de las materias primas, sumado a un par de traspiés cometidos por Batista en el apuro por construir su imperio, terminó por poner fin a ese intento.

Hoy, Batista conserva participaciones en algunas de sus empresas que cotizan en bolsa, entre ellas la minera CCX y la empresa de energía MMX, según datos publicados en el sitio web del ente regulador de valores de Brasil el 8 de octubre.

Juntas, las participaciones tienen un valor aproximado de US$40 millones y recientemente algunas de ellas pagaron dividendos.

Pinheiro, el asesor espiritual, no espera que Batista siga mucho tiempo en prisión y confía en que su fortuna volverá. “Eike recuperará lo que perdió”, dijo en entrevista telefónica desde Río.