Economía

Turquía busca energía
y alimentos mexicanos

Un tratado comercial entre ambas naciones permitiría a México
y a Turquía bajar su dependencia de Estados Unidos y la Unión Europea respectivamente, señaló Erhan Alma, secretario de la Cámara de Comercio e Industria México Turquía (Camexturk).
Dainzú Patiño
10 abril 2014 21:58 Última actualización 11 abril 2014 5:0
Turquía

Turquía, a la búsqueda de nexos comerciales con México./(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Un tratado de libre comercio entre México y Turquía espera su entrada en vigor este año. En el camino de las negociaciones, empresarios turcos detectaron productos estratégicos para su compra, los más importantes: el petróleo, el gas natural y las frutas tropicales.

“Apenas producimos 27 por ciento del crudo que necesitamos; importamos gas natural y petróleo de Rusia, Irán e Irak; usamos la gasolina más cara del mundo. Dependemos de pocos países en materia energética, no hemos logrado la diversificación. Si algún día, esos países no quieren darnos gas natural, en invierno vamos a tener mucho frío, por ello el interés en México”, dijo en entrevista Erhan Alma, secretario de la Cámara de Comercio e Industria México Turquía (Camexturk).

Proveer al país turco, también sería una oportunidad para la diversificación de los mercados de exportación de México, para que el país no dependa tanto de Estados Unidos. “Algo similar ocurría en Turquía con la Unión Europea”, señaló.



Por igual, hay interés por la compra de alimentos, en específico de frutas tropicales,que no existen en Turquía; un mercado de 76 millones de habitantes, con un promedio de 10 a 15 por ciento de familias que consumen y buscan este tipo de alimentos. También el maíz es un producto que interesa para el consumo humano, detalló.

Para el representante de la Camexturk, la entrada de un tratado comercial significa la posibilidad de estrechar lazos económicos y diplomáticos. En 2013 el comercio con Turquía generó 886 millones de dólares; 0.11 por ciento del comercio exterior de México, según datos del Banco de México.

“El monto puede ser mucho mayor, pues los mercados de Turquía están saturados y México representa uno de los primeros acercamientos con los mercados en Latinoamérica”.

Expuso que se está analizando la instalación de plantas del sector textil en México, industria que es fuerte en Turquía al exportar a más de 80 países. Agregó que tener fábricas en México, para proveer a EU, reduciría los costos logísticos “y la ubicación sería aprovechada para ir a otros mercados de la región (Latinoamérica)”. Otro sector de interés es el de la construcción.

“México está creciendo rápido, necesita infraestructura y hay empresas interesadas en contribuir con materiales e inversión”, dijo.