Economía

13 padecimientos que ahora pueden causar incapacidad de trabajo

La Tabla de Enfermedades de Trabajo añadió también padecimientos que tienen que ver con afectaciones en los dedos, hombros y muñecas, porque las personas pasan bastante tiempo frente a la computadora.
Zenyazen Flores
10 octubre 2016 22:11 Última actualización 11 octubre 2016 9:55
Mouse Logitech

El síndrome de solo regional complejo mano-muñeca está relacionado con el Síndrome del Túnel del Carpo, y cada vez se vuelve más común entre los trabajadores que pasan varias horas dando clics frente a la computadora. (Bloomberg/Archivo)

El estrés o Síndrome de Burnout, el uso del “mouse” que puede ocasionar el Síndrome del Túnel del Carpo, cánceres y trastornos mentales fueron calificadas en agosto pasado como enfermedades de trabajo pero ahora también podrán ser causa de incapacidad permanente para los trabajadores.

Para hacer efectiva la incapacidad, autoridades de la STPS. IMSS, Salud, Segob, Semarnat y organizaciones empresariales y sindicales agrupadas en la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (COCONASST) actualizaron la tabla de valuación que fija los porcentajes que el patrón deberá pagar a los trabajadores por la incapacidad.

La Tabla de Valuación de Incapacidades Permanentes enumera 502 padecimientos con porcentajes que el patrón deberá pagar al empleado en caso de que algún accidente o enfermedad derive en una incapacidad permanente por riesgos de trabajo.

Antes de la actualización había 409 padecimientos con porcentajes que sirven a los médicos del Seguro Social para determinar y valuar el porcentaje de pago de incapacidad.

Entre los nuevos padecimientos que son causa de incapacidad permanente resaltan 13:

1- Síndromes de vibración de mano y brazo (enfermedad del dedo blanco) con parálisis espasmódica (30 a 40%)

2- Síndrome de vibración de mano y brazo (enfermedad del dedo blanco) con artrosis (10 a 40%)

3- Síndrome de dolor regional complejo hombro-mano (20 a 60%)

4- Síndrome de dolor regional complejo hombro (10 a 30%)

5- Síndrome de dolor regional complejo mano-muñeca (10 a 30%)

El síndrome del “dedo blanco” es un padecimiento que tiene como disparador el estrés y consiste en que al empleado se le ponen los dedos de las manos de color blanco o morado y la sensación es de temblor de la mano y brazo. A este síndrome le corresponde entre 30 y 40 por ciento del salario del trabajador como porcentaje por incapacidad permanente.

Otro ejemplo es el síndrome de dolor regional complejo mano-muñeca que está relacionado con el Síndrome del Túnel del Carpo que es un padecimiento que se vuelve más común entre los empleados, sobre todo en aquellos que pasan varios “clicks” frente a la computadora; ese síndrome está valuado entre 10 y 30 por ciento del salario del trabajador.

6- Parálisis del tronco medio (50%)

7- Pérdida parcial de la clavícula (30%)

8- Luxación del codo que no puede ser resuelta quirúrgicamente (25%)

9- Rigidez articular de la cadera con ángulo de movilidad desfavorable (30 a 40%)

Antes sólo existía la parálisis del tronco superior e inferior, ahora también existe la parálisis del tronco medio y está valuada en 50 por ciento del salario del trabajador. Estos padecimientos están relacionados con el uso de maquinaria en la industria.

10- Infecciones por VIH (de 10 hasta 100%)

11- Trastornos mentales

12- Disgeusia –sabor metálico- o ageusia -ausencia de sabor- (10%)

13- 
Cánceres

Estos últimos 4 padecimientos son de los más innovadores en la tabla de valuaciones, pues aunque se trata de enfermedades que ya existen no estaban consideradas dentro de los riesgos de trabajo.

También se incluyó la infección por VIH con valuaciones que van del 10 al 100 por ciento dependiendo de qué tan avanzada está la enfermedad, por ejemplo, si el trabajador requiere tratamiento o presenta menos de tres episodios anuales de enfermedades relacionadas con su inmunodeficiencia, el porcentaje que le corresponde es de 10 a 25 por ciento.

Pero si tiene imposibilidad para realizar las actividades de autocuidado y depende de otra persona le corresponde 71 a 100 por ciento.

En el caso de los trastornos mentales, que son aquellos como esquizofrenia, suicidio, desorden de identidad, entre otros, se consideran 6 clases de trastornos donde la clase I es la que tiene menor porcentaje con 5 a 10 por ciento (presencia del trastorno pero hay tratamiento y terapia médica) y la clase VI tiene un porcentaje de 91 a 100 por ciento (no responde a tratamiento y se interna recurrentemente).