Economía

Tras aprobarse el Presupuesto, se retomará discusión del aumento al Salario: STPS

Alfonso Navarrete Prida, secretario del Trabajo, refirió que lo ideal sería lograr un acuerdo sobre el aumento al salario mínimo antes de la fecha oficial en diciembre, pero antes el Congreso debe finalizar la discusión de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos. 
Leticia Hernández / enviada
06 octubre 2016 14:21 Última actualización 06 octubre 2016 15:34
Coordenadas: Prevén aumento en salario mínimo

Enrique Quintana, director general editorial de El Financiero, habló acerca de las declaraciones que dio el secretario del trabajo respecto al incremento del salario mínimo, quien aseguró que solo es cuestión de semanas para que esto se lleve acabo.

GUADALAJARA, Jalisco.- Aún con la esperanza de que pueda ser una realidad antes de diciembre, la discusión sobre el aumento al salario mínimo se retomará una vez que sea aprobada la Ley de Ingresos y Egresos de 2017 en el Congreso, señaló el Secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida; mientras tanto hizo un llamado a los empresarios para que adelanten una parte del Aguinaldo en beneficio del bolsillo del trabajador.

Entrevistado en el marco de la Reunión Anual de industriales 2016, dijo que sería ideal llegar a un acuerdo sobre el aumento al salario mínimo antes de la fecha oficial en diciembre, pero deberá ser una decisión tripartita que retomará su discusión una vez que en el Congreso pase la discusión de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación.

“No es una decisión que le corresponde sólo al gobierno, es una decisión tripartita y que en este caso tiene que ser de un mayor consenso porque no se trata simplemente de elevar el mínimo y ponerle un número, sino de ver cómo se generan acciones transversales para que esos micro empresarios que son a los que no les han cambiado sus condiciones productivas, que no reciben un aumento pero si el impacto de tener que pagar por aumento de salario a sus empleados y no lo pueden resistir”, dijo.


Destacó que la realidad económica habla de un salario mínimo precario que durante 40 años perdió el 75 por ciento del poder adquisitivo aunque en esta administración se ha recuperado 6 por ciento, según datos de Inegi. “Tenemos que darle un empujón pero con un acuerdo tripartito”, dijo.

Hizo un llamado a los empresarios para que adelanten una parte del aguinaldo en este contexto económico difícil en beneficio del bolsillo de las familias y sobre la deducibilidad plena de las prestaciones laborales, reiteró que su pago es una obligación del patrón y no del gobierno.

“El no hacer deducibles las prestaciones laborales no le impactan a los trabajadores porque son obligaciones del patrón, lo que los ellos querían era que quien las pagara fuera el gobierno y eso si repercute en la gente porque entonces estamos pagando algo es la obligación del patrón cuando ese dinero que de por sí es poco se podría utilizar en gasto de carácter social”, explicó.

Sin embargo, dejó la puerta abierta para negociar con la iniciativa privada y encontrar opciones. “Vamos a buscar con inteligencia de qué manera podemos generar incentivos a la productividad que efectivamente beneficien a ambas partes, que se repartan democráticamente entre trabajadores y patrones”, dijo.

Reconoció que el trabajador sintió un impacto en sus ingresos no monetarios a partir de hace dos años que entró en vigor esa parte de la reforma, pero se compensó con el incremento en el salario en términos monetarios del trabajador asalariado.

Destacó que paso importante que se dio ayer con la aprobación en las Comisiones del Senado de la reforma constitucional a los artículos 107 y 123 en materia de justicia cotidiana laboral, que permitirá que una sola instancia desahogue una controversia laboral, sea federal o local.

"Creemos que la próxima semana si sigue esta tendencia podrá salir de la Cámara de Senadores ir a la Cámara de Diputados y pronto podamos estar hablando de la implementación de una reforma más expedita que beneficia a los trabajadores al eliminar por completo los contratos de protección, los sindicatos blancos los sindicatos de empresa y los recuentos amañados que no le ayudan en nada México y que México no lo requiere para su crecimiento y si perjudican a los trabajadores”.