Economía

Trabajadores de Mexicana recibirán liquidación y recursos de fideicomiso

La Asociación Sindical de Pilotos de Aviación vigilará la conformación del fideicomiso creado para la venta de la Base de Mantenimiento.
Zenyazen Flores
10 abril 2014 14:4 Última actualización 10 abril 2014 15:0
Mexicana de Aviación 2 (Bloomberg)

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La Asociación Sindical de Pilotos de Aviación (ASPA) aclaró que el fideicomiso para los trabajadores que se creará a partir de la venta de la Base de Mantenimiento será independiente a las liquidaciones que por derecho les corresponden a los trabajadores.

Carlos Morineau, secretario general de ASPA, dijo que la misión de la asociación será vigilar la conformación y reglas de operación del fideicomiso y, una vez creado, participar activamente como parte del Comité Técnico, en el cual los representantes sindicales tendrán voz y voto.

“Es importante puntualizar que este fideicomiso se creará de manera independiente a las liquidaciones que por derecho les corresponde a los trabajadores”, expuso el dirigente en un comunicado.


Indicó que aún quedan muchos asuntos por definir, como los montos y esquemas de pago, los activos de la masa concursal, la concesión de la marca, entre otros, los cuales “son temas en los que estaremos pendientes, buscando siempre salvaguardar los derechos de nuestros agremiados”.

Morineau dijo que “la quiebra de Mexicana es una tragedia para la aviación de nuestro país, no es aceptable y procederemos legalmente”, por lo que en ese sentido dijo que el gremio de pilotos se mantiene activo en dos líneas de trabajo.

La primera es que se buscará impugnar el decreto de quiebra a través de un recurso de apelación, nos conduciremos bajo el esquema legal.

“Esta es una labor que se realiza de manera conjunta con nuestros asesores legales y con los sindicatos de sobrecargos, de personal de tierra y de confianza”.

Y la segunda línea de trabajo es la creación del fideicomiso, conformado principalmente por los ingresos del MRO, y en el que los acreedores entendieron el problema y cedieron el derecho de cobro para los trabajadores.