Economía

Termina el 'romance' de operadores chinos y las materias primas

Las expectativas de que la economía china se encaminaba a una recuperación económica llevó la demanda de commodities a niveles máximos en abril; ahora, la falta de incentivos gubernamentales y los últimos datos alejaron a los inversionistas.
Bloomberg
16 agosto 2016 18:31 Última actualización 16 agosto 2016 20:4
Operadores bursátiles chinos (Bloomberg)

Operadores bursátiles chinos (Bloomberg)

    
Los operadores chinos ya no están enamorados de las materias primas.

El volumen total negociado en las tres bolsas más grandes del país se redujo al nivel más bajo en seis meses, convertido en una sombra de la frenética negociación que se vio en marzo y abril, cuando los inversionistas minoristas se lanzaron a los mercados en busca de todo tipo de productos primarios, desde mineral de hierro hasta algodón, haciendo subir los precios y acentuando los temores de que se produjera una burbuja.

Las autoridades chinas pusieron fin a esa fiebre imponiendo restricciones a la especulación excesiva, y la negociación no ha logrado recuperarse desde entonces.

Los inversionistas, que tenían disponible un monto récord de crédito y estaban a la caza de retornos atractivos, se volcaron a las materias primas en la primera mitad del año, apostando a que el estímulo económico y las reformas industriales de China llevarían a una escasez de materias primas.

Ahora, no hay muchos motivos para que los operadores se entusiasmen, según Wei Lai, analista de Cofco Futures.

La producción industrial y las inversiones en renta fija se desaceleraron en julio y un indicador de crédito nuevo subió menos que nunca en dos años, generando inquietud respecto a la magnitud del crecimiento de la segunda economía del mundo.

“Los inversionistas se muestran reacios porque no hay demasiada información para moverse en el mercado”, dijo Wei, que trabaja en Shanghái, en un correo electrónico.

El alto precio de algunos productos primarios también podría estar disuadiendo a los operadores, agregó Wei.

El volumen total negociado en la Bolsa de Futuros de Shanghái, la Bolsa de Materias Primas de Dalian y la Bolsa de Materias Primas de Zhengzhou cayó a 23 millones de contratos el 12 de agosto, la cifra más baja desde febrero, lo que contrasta con un pico de más de 80 millones del 22 de abril, cuando cambió de manos un total de 261 mil millones de dólares.

El lunes se negociaron más de 29 millones de contratos.

Las bolsas chinas registran el doble del volumen negociado para registrar las posturas cortas y largas de una operación.

Los precios de las materias primas se recuperaron este año de una caída de finales de 2015 ante los indicios de un repunte de la demanda en China. El zinc, barras de acero y los alimentos para ganado como la harina de soya están entre las que más subieron.

“Hay menos participantes del sector industrial que estén negociando futuros de materias primas en China”, dijo por correo electrónico Xu Yongqi, analista sénior de CCB Futures en Shanghái.

“En China, los operadores tradicionales de futuros no están acostumbrados al aumento de la volatilidad luego de un incremento de las operaciones de los fondos de cobertura y otros inversionistas, mientras que la incertidumbre económica en China y políticas crediticias poco claras también alejaron a algunos operadores del mercado”, comentó.

La reciente estabilización económica china se ha tambaleado con datos de la desaceleración de la producción fabril, las ventas minoristas y una menor inversión, mostraron los datos que se conocieron el viernes.

La expansión del financiamiento agregado se ubicó en su nivel más bajo en dos años, el crecimiento de los nuevos préstamos en yuanes fue el más débil desde julio de 2014 mientras que la oferta monetaria ampliada M2 aumentó menos que nunca desde abril de 2015.

Las autoridades deben elegir entre impulsar la demanda con crédito barato que podría atentar contra la estabilidad financiera o restringir la expansión de la deuda aun cuando eso desacelere la economía.

>